jueves, 28 de enero de 2010

AVATAR y II


Avatar (contracrítica desde Radio Lucientos)

¡Miradme! ¿Qué veis? ¿Me reconocéis? ¿Me veis cambiado? Así debe ser, pues soy otra persona, soy otro. ¿Tengo una especie de aura luminosa? He ido al cine. He visto AVATAR.
Bueno, vale, he exagerado, pero cuando se sale del cine pensando en aquel momento de hace, diez…veinte… treinta y un años, después de ver “El expreso de medianoche” con mi rabiosa juventud en el que pensaba que sería imposible ya en mi vida, pasar ningún otros como aquellos momentos cinematográficos que acababa de vivir, y hoy evocarlo con las mismas emociones, no puede uno más que alabar la grandiosa película que igualmente acababa ver.
Tal vez vuelva a exagerar, entonces me imagino a ese tal James Cameron el día en que después, supongo, de tanto esfuerzo por querer dar un giro al cine actual, imprimiéndolo de una tecnología espectacular puesta al servicio de la misma historia de siempre, y seguramente como las que se seguirán contando, desde que el tiempo es tiempo, héroes, villanos, el bien y el mal, amor, lealtad, honradez, compromiso, traición, en el que en su pase privado, a pesar de las ridículas gafas, exclamaría ¡dios mío!, ¡esta hecho! ¡Enorme!
Puede que sea exagerado, como exageradas son la multitud de críticas que previamente uno a tenido que eludir para no sentirse influenciado por ellas, en las que a pesar de todo, jamás oyó la que hoy me surge a mi mismo después de las dos horas ¿cuarenta? minutos que dicen dura la proyección y que pasaron como un suspiro por tanto goce poderoso.
Ya, pero es que hay veces en que uno se deja llevar por ese espíritu, llamémosle infantil, tal vez porque realmente tenga algo de ello como un poso de inmaduro, pero que llegado el momento, resulta de una utilidad asombrosa, como cuando cada minuto de película viene a parecer una especie de mundo de magia por el que perderse, sintiéndose seguro y protegido, en el que inmiscuirse con un vuelo de intensa visualidad preciosista, sorprendidamente gozoso.
Puede que sea demasiado decir aquello de tener una necesidad de fantásticas visiones, como en una añoranza de aquel que insomne contempla una pared en blanco, la suya, la de su habitación. Entonces, coge el libro, lee, el sueño inducido por la lectura, le obliga ahora a depositarlo sobre la mesilla, para luego contagiado de fantásticas historias volar y volar, dormido, soñando.
Hombre, la verdad, es que puede que peque de exagerado cuando diga que el ver esta película en 3D, es una grandiosa experiencia digna de los más grandes parques temáticos, de los cuales huyo, y que quizás por desconocimiento de los mismos y junto con el aporte de las gafotas, efectivamente, lo es; además dicen que el cerebro hace el resto.
Seguramente sea exagerado cuando saliendo del cine entusiasmado diga eso de: es que me gusta el cine de aventuras, en mi género, es mi perdición, es donde encuentro lo esencial del cine. Hay películas literarias, pera para eso está la literatura,; hay películas visuales, pero también el arte pictórico o fotográfico, hay otras que pretenden sustituir al teatro, sin conseguirlo plenamente; para la acción, el circo, los deportes…; sin embargo, aquellas donde se produce una especie de compendio de todos los estilos, es las de aventuras, donde aparecen igualmente todos los héroes con los que siempre soñé y aquí en esta, se puede penetrar en una, maravillosa, y vivirla si cabe, un poco más real.
Desde que Einsestein en el Acorazado Potenkin ayudara a crear las bases del lenguaje cinematográfico y del montaje, poco se ha avanzado en esa dirección a la hora de contar una historia, en cambio sí, y mucho, en lo que podríamos decir, la estética, y lo que no sería exagerado decir, es que esta, AVATAR, lo ha conseguido.
Soltémonos la coleta y enganchémonos con sus filamentos a la fantástica Pandora.

Rafa Rice desde Radio Lucientos

7 comentarios:

Gazpacho dijo...

Veo que no me hiciste caso, (jeje..) ¿Cómo somos? No hay nada peor que la curiosidad en eso reside la riqueza del debate, y exageras creo que te has dejado llevar por la tecnología del 3D que ya esta a la vuelta de la esquina, como experimento no te niego, lo que puede ofrecer este sistema, hasta ahí llego pero la historia sigo en mis treces no esta en consonancia a mi no me dice nada nuevo(es mi opinión) quizás porque yo no la vi en 3D .

Rafa Rice dijo...

Gazpacho ¿fuiste al cine con tus hijas? ¿a ellas le gusto la peli?

Gazpacho dijo...

Fui fui,no salieron entusiasmada

Rafa Rice dijo...

Creo que desde los tiempos de los tiempos, las historias siempre han sido las mismas, la novedad viene dada por la manera de contarlas, mejor-peor, como, que enseñas, que muestras, que sugieres, que esbozas, que desvelas, y de esa manera surge la emoción, creo yo,¿eh?, yo con AVATAR, está tan bien contada y de que manera que va dirigiendo al espectador (el que quiera y se deje llevar, porque tiene disposición y lo que ve, le va convenciendo) que a mi, me conmovió, en ocasiones, me entusiasmó, en otras, vamos que disfruté como un enano.

Gazpacho dijo...

De acuerdo en lo de las historias, que si son siempre las mismas ¿pero hay esta el quid? la creatividad de como se cuente la historia y esta peli no se a complicado la vida haciendo eso si mucho imcapie en la tecnologia,y ahí no voy a entrar apañero,

rafa rice dijo...

la verdad es que es una película amable, sin complicaciones, sin riesgo, para gusto general, con claras pretensiones comerciales, pero es tan bonita...

Anónimo dijo...

Para mi un TRUÑO,eso si fantásticamente realizada y con una historia baanal para ganar muchos oscar pero nada más me parecio insoportable pero ya sabes que para gustos...Si te recomiendo una gran pelicula(para mí una obra maestra del drector argentino Juan jose campañella(el hijo de la novia)El secreto de sus ojos.gran pelicula.