martes, 4 de mayo de 2010

El rastro

El rastro de Madrid ese que se quiere cargar Gallardón ¿no se debido a que intereses?, están recogiendo firmas en sus puestos para que se quede donde ha estado toda la vida, ¿que seria de los domingos sin el rastro? en el lugar donde ha estado siempre, seria como quitar las Cibeles donde esta y se la llevasen a otro sitio, cargarse una costumbre, una forma de compra con el regateo incluido, un punto de encuentro para tomar una cañita con amigos, un paseo sin estrés por las calles del viejo Madrid, en definitiva una forma de pasar las mañanas del Domingo mirando viejos trastos, viejos libros, viejos discos, un lugar maravilloso para el coleccionista de cualquier tipo de cachivache, un lugar para los niños y sus cambios de cromos, un lugar para el carterista, un lugar lleno de vida donde el menos pudiente se puede vestir por poco dinero, y el rico encontrar una antigüedad para su deleite. El rastro no seria lo mismo sin la Ribera de Curtidores la plaza de Cascorro la plaza del Mundo Nuevo o la plaza de General Vara del Rey……

Salvar el rastro es salvar lo poco que nos queda de nuestros antepasados de nuestro asueto mañanero en Madrid ¡claro que si!

Juan Gazpacho.

1 comentario:

toquinho dijo...

no sabía, no...
(toquinho)