lunes, 1 de marzo de 2010

Nos dieron lo merecido



Atlético 4- Valencia 1
Nos dieron nuestro merecido, pues, esto es, ¡acaso no lo merecíamos el animoso público fiel, que noche tras noche, tarde tras tarde y en días como hoy, casi trasnochando por conveniencias televisivas, estos partidos gloriosos?, ¿acaso no merecíamos un final tranquilo, sin el agobio de esos minutos temblorosos y temerosos según se aproxima el final con resultados ajustados?, ¿acaso no merecíamos la alegría de un puñado de goles con sus saltos, sus risas, sus abrazos, sus palmas…?, ¿acaso no merecíamos el juego preciosista y de control, capaz de, en base a su dominio controlar todas las facetas del juego, sus tiempos, sus espacios? pero lo mejor de todo que completa la actuación…, lo mejor digo, es, que les dimos su merecido.
El equipo contrario llegó a este estadio con la soberbia despreciable de una actitud soez, burlona, caradura, faltona con la pretensión de llevarse a base de desesperar a todo Quisque unos puntos que les resultaban importantes; entradas a destiempo, manos a tutti pleni, cansinas perdidas de tiempo, se volvieron las tornas a quien las daba y por extraño que parezca se pusieron de nuestra parte con merecimiento. Son esas las veces en las que a uno se le desatan una contenida sed de venganza y piensa aquel infantil dicho: “las trampas se ven…”, ¡y vamos si se vieron!, se cumplieron nuestros deseos de justicia en forma de goleada que deja culos al aire y calla bocas.
Por lo demás un animoso y divertido partido con infinidad de ocasiones que produce la satisfacción a quien lo ha presenciado e ilusiona en cuanto a las futuras citas que se nos vienen encima, y estas son de peso.
Así si Atleti, así.

Rafa Rice.

1 comentario:

juan dijo...

Por fin se ha ganado con valentía como no se le puede pedir de otra manera a un grande, enhorabuena, ya no nos ganáis solamente a nosotros, ahora a por los Vikingos