jueves, 4 de marzo de 2010

Impresionante




Impresionismo, una exposición impresionante.
Ya tenía ganas ya, pues sabiendo que la exposición incluye el cuadro de Camille Pissarro, “Paisaje en el bosque” que he prestado para la misma… (¡), es broma eh, lo cierto es que realicé una copia de esa pintura y tenía interés por ver la original.
Ya había ido otro día sobre las 11 de la mañana sabiendo que la hora de apertura es a las 10 horas. Fui un iluso al pensar que pudiera entrar sin esperar, y me llevé el chasco al ver la enorme cola que llegaba a la esquina de la manzana, por eso mismo hoy me he presentado a las 9’55, con lo que eso supone, casi madrugar, tener preparado el asunto de la zampa, recogido la casa, etc. Lo que no sé, es si estos temas son propicios para la contemplación de arte, puesto que lo prosaico de la rutina de la vida organizada de obligaciones tan necesarias, da la sensación que bloquea, oprime lo que debiera ser un paseo por la belleza que no gusta de prisas, agobios, compromisos…, sino calma sosiego, balanceo, evasión, tiempo dispuesto a detenerse, todo en un despegue hacia el deleite.
Después de esperar aún media hora a pesar de todo, introduje con sensación de suertudo el pie en el palacio. Íbamos pasando en pequeños grupos de diez, doce personas a un ritmo de cada tres o cinco minutos; el guardia que nos controlaba tenía en su mano un curioso aparato para contar a la gente y que apretaba con cada uno que pasaba, marcándolo con esa especie de cuenta kilómetros. Tuve tiempo de observar a la gente un tanto, que igual que yo estábamos allí. Hacía buena mañana.
De entrada, tal cual, un sopapo de impresionismo te ofrece “El Pífano” de Manet en el recibidor, a partir de ahí tomas el vuelo y despegas. Se trata de planear de flor en flor en el que extraes el polen suculento que ofrecen y llevan ofreciendo desde 1874 aprox., las obras, los pintores.
El planteamiento físico, espacial de la muestra no puede ser más acertado, nos va dirigiendo los pasos en altas miras con dosificación sustanciosa de unas pinturas no tan conocidas o reconocidos pintores, aunque no por ello menores, con otras archiconocidas-dos con los que disfrutar esos segundos de contemplación. Uno no puede menos que desear tirarse mucho tiempo de visión con muchos de los cuadros, pero una fugaz vista de el de al lado, te vuelve a atrapar, con el siguiente, con el del fondo, con el que sabes te vas a encontrar. En momentos, llevado por el aspecto formal de los cuadros, parecería que algunos vienen a ser sencillos, incluso simples; te acercas a un palmo, a unos centímetros, aprecias el color, la pincelada, la textura, todavía limpio y luminoso, fresco, o te retiras buscando perspectivismo, visión global, general.
Bien es sabido que la pintura es conocimiento, y para conocer hay que querer aprender interesado, pero en esta exposición uno puede abstraerse del mismo, pues, tienes la sensación de comprenderlo todo, con fluidez, sin academicismos forzados, luego no hay ninguna necesidad de saber nada de nadie, ni de Manet ni de Monet, ni de Pissarro ni de Renoir, ni de Degas ni de Doré, ni de Cezanne ni de Fantin-latour, es más, el conocimiento de puede llevar a confusiones o despistes, lo que hay que hacer es simplemente pasear, o es que acaso, ¿cuando paseas por el jardín botánico alguien que no sea eso, botánico, se interesa por el nombre de tal o cual planta, o el conocimiento de su desarrollo, sino es para deleitarse con la belleza o el sosiego del jardín?, igualmente en este jardín repleto de bellas plantas floridas uno puede disfrutar de lo bello sintiéndose privilegiado con aquel que subido en lo alto del monte contempla la enormidad a sus pies sabiendo que en ese momento sólo él puede verlo.
Aquí, una visita virtual: pincha aqui
Rafa, Marzo 2010-03-04

2 comentarios:

juan dijo...

Así que una escapada pictórica mañanera no es el mejor horario, pero seguro que mereció la pena, como muy bien dices lo suyo es recrearse con el cuadro y estar el tiempo necesario para disfrutar de el ¿pero como se puede hacer eso si se esta entrando en grupos? Me imagino que tendrás un tiempo ¿no se?
Saludos..

Anónimo dijo...

EN `la pintura y en general el arte no hay por que saber de tecnicas lo que hay que tener ganas de contemplar la belleza que el autor quiere mostrarnos.ah el impresionismo para mi una de las corrientes pictoricas mas interesantes.Cuando vivia en paris iba una vez al mes al musée d'orsai.rokero despistado.