miércoles, 30 de junio de 2010

Rompiendo leyes

Como me gusta la huelga de los trabajadores del metro de Madrid, así se deben hacer las cosas, ni servicios mínimos abusivos todos al paro para reivindicar sus derechos.
Partiendo de la base que yo como usuario soy un perjudicado de esta huelga ¡me sumo a ella! con sana envidia por que en el sector donde yo trabajo esto no ocurrirá jamás.
Dicen que tienen secuestrado a los usuarios, ¡pues claro! De eso se trata por que si cumplieran los servicios mínimos podrían estar de huelga indefinida sin conseguir nada.

Los políticos le han echado un órdago y ellos lo han visto, paralizando casi en su totalidad la ciudad madrileña, este transporte que no se ve por ir debajo de la ciudad ¡ay! que ver lo que puede llegar a originar. Cuanta gente se mueve por encima de las aceras, saliendo como las setas en otoño, del apagón metropolitano.

Solo hay un pero que los cantantes urbanos son los mas perjudicados por esta huelga ¡pero nadie piensa en ellos! Yo considero que las huelgas por las malas son realmente la que son efectivas, las que nos ponen en un brete, las que los políticos y los poderes facticos son a los que les joden, que en nombre de la ley se acogen a los servicios mínimos, servicios impuestos por ellos para que el único derecho que tenemos no se note en caso de protestar por nuestras reivindicaciones laborales. Curritos del mundo, sufridores del sistema, ciudadanos universales, apoyemos a nuestros compañeros en sus derechos para que algún día nos sintamos orgullosos, y que sepan que sin los abnegados trabajadores sus arcas menguan. Y por eso voy a subir a un grupo madrileños cuyo logo se inspiro en el metro.
Juan Gazpacho.

1 comentario:

Rafa Rice dijo...

Esta entrada tuya merece un comentario a modo de entrada en el que tenía una idea al respecto de algo parecido a tu opinión. En esas estamos.
Saludos