viernes, 20 de noviembre de 2009

Rock progresivoooo


Hace muchos años pero que muchos años le deje a un amigo un casete de un tipo catalán que hacia rock progresivo, este casete tenia para mi muchos recuerdos y mira por donde mi amigo va y me lo pierde,¡hay tío lo siento pero me han abierto el coche y se me llevaron todas las cintas!

No te preocupes no pasa nada, y hay quedo la cosa pero con una lección aprendida ¡nunca dejes un disco o un libro! si no quieres perder el disco o el libro, ya que en este caso el amigo no se pierde, en contra de los que algunos dicen, y como la vida da vueltas y vueltas hoy he conseguido el disco, y lo mas grande es que sigo conservando al amigo.

El tipo arriba mencionado no era nada mas ni nada menos que Pau Riba y el disco "Licors" editado por primera vez en el 1977.

Licors (Pau Riba)

Justo por allá donde las gente del puerto, trafican defraudan y se conjuran, un muchacho de ropas pobres, observaba abstraído un punto concreto del cielo.

Donde con cara nueva y limpia, el veía una peseta, brillando como una bombilla, marca zeta o (phillips) de 25 vatios.

Veía el cielo de color menta, veía unas nubes de grosella, veía pájaros de color chartreuse amarillo
Y veía un mar todo de color, Parfait amour.

Enfrente mismo de él, envarada, una mujer malcarada, se lo miraba cara a cara, desde quizá hacia quince o diez minutos.

¿Es que tengo monos en la cara? Dijo el chico plantándole cara, uff, mochuelo, si tienes cara, dijo la mujer gorda, con aire amenazador.

Y yo a los críos que me plantan cara siempre les vuelvo la cara, intervino dando la cara, un señor con traje crema cacahuete.

Poco mas tarde cuatro o cinco caras, doce, quince, treinta caras, se lo miraban a la cara, para saber si sí o si no, estaba drogado.

Y llamaron a un guarda urbano, y los dos verdes de una barraca, hicieron venir a un azul que pasaba, para que fuese a buscar a los grises, de un salto chim pam chim pam.

Y los grises a ver…¿Qué pasa?, enseguida se hicieron cargo, y en poco tiempo y una ambulancia
Lo metieron dentro de la cama de un hospital.

Vio médicos color palo, enfermeras curaçao, sales de anís y agua del Carmen, pis y aromas y orinales de Montserrat.

Veía análisis de kummel, infecciones como de chartreuse verde, crema de banana, calisay, cointreau, ricard y estomacal.

Le buscaron marihuana, y le buscaron grifa o hachís, y le buscaron ácido lisérgico y heroína y cocaína y mezcalina y le buscaron morfina, y anfetamina.

Y le buscaron vaselina, y también le buscaron si se escapaba la orina ( y una mandolina) y brillantina (…Un das Shiff mit acht Segel Nund mit fünfzig Cañoneen…) (margarina) o Kiff.

Al día siguiente lo pusieron en la calle y no le encontraron ninguna droga, le hicieron interrogatorios
pero el muchacho les respondió inocentemente.

Y el informe que le dieron, todos lo que le analizaron fue que únicamente le encontraron, un pequeño exceso de copa de licor.

Y fuera miró al cielo y sólo vio diez céntimos, oscuros, sucios, llenos de misterios y decepcionado se fue a buscar algún bar abierto.

Es lo que pasa por mamar demasiado, Toma chocolate y deja el licor, es lo que pasa que no te enteras, toma chocolate y deja el licor, es lo que pasa por mamar demasiado, toma chocolate y deja el licor..








El radiocasett. Uno de los dos

2 comentarios:

Rafa de Uno de los Dos dijo...

Vale
Dice el dicho. que cuando se deja un disco o un libro a un amigo, o pierdes el disco o el libro, o pierdes el amigo. El disco ya lo perdiste, el amigo lo conservaste, el disco ya nos lo has dicho y el amigo no nos lo has dicho...

juan dijo...

El amigo tenia un 850 azul,y vivía en la calle Zarzuela y con todo esto ya te lo dije..