martes, 21 de septiembre de 2010

Otra Huelga General

Otra Huelga General

Ya se dijo en una anterior entrada La huelga por pura dignidad trabajadora (http://paelladegazpacho.blogspot.com/2010/07/cara-dignidad.html)

Evidentemente las actuales sutilezas sindicales se alejan mucho de la visceralidad de una huelga entendida en términos de opresión y explotación, de esos abusos escandalosos que obligaban la acción obrera contundente como respuesta.

Unión, solidaridad, compromiso, eran términos de uso cotidiano, de cercanía entre la clase trabajadora, el miedo como elemento igualmente de movilización, miedo a la perdida de dignidad como esquirol, a las acciones de piquetes, a lo que afectara por opresión, a la perdida de trabajo.... Asuntos estos que servían para fortalecer los movimientos sindicales con multitudes de apoyos y seguimientos masivos. Hoy el divorcio, (sí, reconozcámoslo, mal que nos pese) producido en la sociedad entre la ciudadanía y las clases, política, trabajadora, sindical, nos ha llevado a esta situación actual, en la que poco parece importar el compromiso y la concienciación, o recortes de derechos en aras de no se sabe qué, vamos que se podría decir eso de “metérnosla doblada” y rebuznar de gusto, pecando de indolentes e indiferencia. A la gente “se la suda” la generalidad, si su particularidad aparentemente no se ve afectada, cada vez se vende uno más mezquinamente a las empresas cediendo parcelitas de dignidades, el contrato laboral va reduciéndose a mínimos cercanos a la esclavitud que se acepta gustosa a cambio de unas posesiones o la posibilidad de poder alcanzar a ellas. Feo panorama se presenta andando por esos andurriales. Son los tiempos, que nos escoran hacia ese terrible lado de falta de ideologías.

Pero es que parece ser que no se vive tan mal, ¡otros están peor! La vida es happy y en tecnicolor, cuando dejo atrás la fabrica, la oficina, “Il laboro”… dejo la penuria, el disgusto, salgo a contemplar el coche que nunca podré tener, la casa, o el viaje que nunca podré hacer, pero esa ilusión es suficiente motor aunque no para algunos, otros para eso cruzan mares en barquichuelos y fronteras practicando el contorsionismo, claro, que estos tienen una punzada aguda en el estómago.

Bueno, el caso es que llegado a este punto se puede pensar igualmente que por un lado están los sindicatos, que son unos “jetas”, que en su desfachatez se liberan, que pasan su vida laboral entre despachos, con regalitos sobre la mesa, unos privilegiados de las empresas, y que como están cabreados por que no se les ha tenido en cuenta cuando otros decidieron eso de la Reforma Laboral, nos piden a los demás que vayamos en su auxilio, que quieren seguir igual que estaban, siendo influyentes. Y por otro los trabajadores, que viendo todo esto, lógicamente están al margen, estos que mantienen el yugo sobre su cuello, que no entienden nada, están a expensas de lo que les digan por aquí y por allá. (inocentes ellos…) y generalmente suelen hacer caso a el que escupe más veneno.

La realidad es otra. ¡Sí, otra! Y no es ni más ni menos, que el recorte es real, efectivo y aplicable. Que los sindicatos, lo quieran o no lo quieran aquellos a los que no hacen más que desprestigiarlos (generalmente en beneficio propio) son imprescindibles a día de hoy, porque lo hemos pactado así, nos representan, aunque obtengan beneficios especiales (forma parte de su idiosincrasia), que en la mayoría de los casos su trabajo no está reconocido y que se debieran de haber tenido en cuenta como una de las partes imprescindibles de las negociaciones que afectan a las relaciones laborales y, que sin ellos la perdición obrera estaría asegurada.

Mal que nos pese (nadie desea una huelga) esta, es justificable, aunque nos queramos olvidar de ella al día siguiente.

Recordémoslo una huelga se sale de lo normalidad en la convivencia social, es una rareza, casi incontrolable, no se puede regular aunque se intente, puede pasar cualquier cosa, nunca es inocua. ¿digo yo?

Rf Rc

Este vídeo es de CCOO que cada uno lo valore como quiera, es un vídeo.


1 comentario:

Uno de los Dos dijo...

Que pereza tener que poner en tela de juicio a los sindicatos, que pereza tener que escuchar a gurus de la derecha que los sindicatos son unos parásitos, que pereza tener que ir a una huelga por algo que debía estar superado, que pereza escuchar homenajes a Labordeta y no seguir sus doctrinas, que pereza ver que la derecha se frota las manos, que pereza me da ser currito y no poder hacer nada contra el capitalismo, que pereza me da volver la vista atrás, que pereza me dan los cortos de vistas, que pereza me dais, que pereza ¡compañeros!......que alegría si el 30 la pereza fuera una lección de rebeldía
Que pereza me da arremojarme la tripa, pero es que ya viene la calo y luego no suelta el agua ni ¡¡¡Dios!!! Todos a la huelga por ti por mi y si quieres por Labordeta