jueves, 9 de septiembre de 2010

Nucleares ¡Si,por supuesto!

Ejercicio de sinceridad

Hace tiempo caí en la cuenta respecto a la energía nuclear.
Allá por los ochenta cuando aprendíamos a vivir, había quién ya lo sabía, y en esos pusimos nuestras miras idolatrándolos, veíamos en ellos a conocedores mundanos, había que seguir su estela. Entiendo ahora que la cosa ha cambiado, creo. De aquellos tiempos creímos aprender que la energía nuclear era desastrosa y todo lo nuclear estaba mal visto.

Esta pegatina, tan simpática, formaba parte de la iconografía popular de la juventud de entonces, pero resulta que, como suele ser normal, algunos nos dejamos llevar, sin tener ni idea, simplemente veíamos en la nuclear al horror, ya se encargaban los antinuclear de mostrarnoslo, y entonces estaba mal visto mostrarse a favor, ¿o no...?



Este era el sorprendente caso, al menos para mi, de Aviador Dro y sus obreros especializados, y la demostración de que la tan manida movida madrileña, a unos les iba de una manera y a otros de otra completamente diferente. ¿qué me podían decir a mi una gente que en aquellos tiempos se mostraban a favor de la energía nuclear? y además ¿cómo podía imaginar entonces que lo que decían, lo hacían con una carga de ácida ironia, provocación y cachondeo?, algunos no estábamos para eso, y más tratándose de "sagrados principios" de cierta izquierda ecologista concienciada. Para los que creíamos tener conciencia política todo esto nos chirriaba sin caer en otros detalles. Por hacer una comparación, era como, la defensa sin fisuras de la Revolución Cubana, que nos parecía maravillosa, incluso entendíamos a Stalin, o se podía ver en ETA a una romántica banda de luchadores de la libertad. Ser de izquierdas conllevaba estas cargas de simplistas creencias, casi a ultranza.
Crecimos, se acabó la vida alegre despreocupada, y sin renunciar al progresismo de izquierdas, empezamos a entender el mundo en su justa medida, la que nos daba el conocimiento que nos develaba la realidad sin creer ya en las urgentes imposiciones de entonces. fue cuando descubrimos el cinismo la hipocresía , la falsedad, el interés, la corrupción, la apariencia, el criterio personal crítico capaz de dar la vuelta a aparentes inamovibles principios.

Aquí es donde entra la energía nuclear, pues lo que entonces resultaba imposible hoy ya no me parece tan grave, y veremos a ver porqué.
Hagamos cada cual un ejercicio de entendimiento mediante el análisis y la razón
El hombre, el hombre en sociedad, con sus ilimitadas necesidades y limitados recursos para satisfacerlos, la vida moderna, que nadie renuncia a ella, valgan como ejemplos, uno, las exóticas vacaciones vía aérea, otro, el consumo de la alta definición; en fin, no son estos los tiempos de grandes impulsos que puedan cambiar el mundo, antes bien, parece que nos dirigimos a tiempos de borregismo colectivo y la utopía tiene una carga de visionario, extrañeza o demencial, cuando debiera ser un cierto motor de ilusión. Pero no, hoy caemos todos vendidos al consumo como única fuente de satisfacción, lo demás no importa.
En estas como resquicios residuales de principios todavía no se acepta la energía de fision nuclear como medio de satisfacción energética a la desmedida demanda de los países mas consumidores, nos ponemos una venda a los ojos para ocultar la realidad de un planeta derritiéndose bajo la capa de dióxido de carbono, y demás derivados productos de la combustión de todo lo que es combustible, se quema o explota y imaginamos ver horribles mutaciones y desastres nucleares al hablar de uno de los mayores logros del conocimiento humano, la física nuclear.
Nadie en su sano juicio pretende al mostrarse a favor de la energía nuclear, que se hiciera despreocupadamente, (por desgracia conocemos los desastres que pudiera producir, Chernobil, etc), al contrario abogaría por una control increscendo directamente proporcional al correr de los tiempos. Actualmente creo que hay en el mundo suficientes muestras de como se pueden hacer bien las cosas al respecto (Francia, por ejemplo es capaz de producir energía mediante su red de centrales perfectamente controladas)
De lo que se trata es de dar satisfacción a la desmesurada demanda de energía y no es que la energía nuclear sea la panacea a las necesidades de la sociedad actual, evidentemente conlleva ciertos riesgos, pero tal vez gracias a la enorme capacidad de producción energética, nos pueda llevar a superar de una vez por todas la terrible era del petroleo que tanto mal nos ha provocado y no sabemos el que nos provocará.
Pero... ¿tal vez hipotequemos el futuro...?
Rf Rc

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como diria Rafita, estoy completamente de acuerdo contigo, !Ay, como hemos cambiado!,asi es la vida,!que bello es vivir!, un beso.

juan antonio dijo...

Nucleares en los huevos de Suárez” otra expresión que podrías incluir. Dicen que el tiempo da o quita razones y me viene a la memoria una discusión que mantuve hace muchos años con un antinuclear…yo desde mi ignorancia usaba el sentido común como tú acabas de hacer y mi razonamiento era que si no había otra alternativa esta seria la mas viable (por aquel entonces ni se oía hablar de las eolicas) energías estas que aunque no contaminan a la salud si al paisaje.
Buen razonamiento y nos vemos ya acabe las vacas….por cierto este video ya lo use para hablar de lo “contrario” gran tema que lo mismo sirve pa un roto que pa un descosio