lunes, 27 de septiembre de 2010

Más de lo mismo


Más de lo mismo

Desde hace tiempo vengo “peleando” toda esta gente alejada de todo compromiso político y no hacen más que querer justificar sus necias actuaciones, camuflándolas de un hartazgo, que por otro lado todos tenemos, hacia el sindicalismo.

Es curioso y deprimente comprobar que cuando se ha instalado en el creer de la sociedad una serie de creencias resulta imposible retomarlas a un cauce de la reflexión y la razón sensata, hasta el punto de saber que nadie nos vamos a va a dejar convencer. Por eso mismo bien sabido es que contaminar con des-informaciones, y más, repetidamente, les resulta de utilidad a todos los intereses que se presten a ello.

Mirad que dice Wikipedia al respecto:
La propaganda consiste en el lanzamiento de una serie de mensajes que busca influir en el sistema de valores del ciudadano y en su conducta.
De forma neutral la propaganda es definida como una forma intencional y sistemática de persuasión con fines ideológicos, políticos o comerciales, con el intento de influir en las emociones, actitudes, opiniones y acciones de los grupos de destinatarios específicos a través de la transmisión controlada de información parcial (que puede o no basarse en hechos) a través de los medios de comunicación masiva y directa."
—Richard Alan Nelson, A Chronology and Glossary of Propaganda in the United States, 1996


Cuando se quiere entonces, cubrir de desprestigio, a los sindicatos (al margen de lo ellos mismos son capaces), a sus actuaciones, sus convocatorias, no hay nada como dejar el tema de manos de aquellos a quienes les molestan su existencia, pero si además estos disponen de medios eficaces de emisión de su propaganda, no hay más que hablar. Por eso mismo el tener una visión crítica de las informaciones recibidas nos va a ser de enorme utilidad para saberlas interpretar mas correctamente en su justa medida. Muchas veces, y es cierto, no queremos más que oír aquello que queremos oír, luego…, ¿para qué…? ¿autoconvencernos…? ¿Cimentar las propias creencias…? Hay veces que sí necesitamos de esa lectura complaciente, nos reconforta, pero otras es obligado no serlo; es lo que vendría a ser un librepensador. Arriesgada y desconcertante posición en la visión del mundo, que necesita de seguras convicciones y de más conocimientos, para formarse las ideas que serán las que luego se defenderán llegado el caso. Las cuatro consignas difundidas y mal aprendidas con las que muchos fustigan al personal, serán entonces relegadas a la anécdota prescindible.
Entonces:
Los sindicatos: Justos defensores de los derechos de los trabajadores.
La huelga: Necesaria.
Zapatero: Nos ha defraudado (era previsible)
Eso sí los que le habéis votado, por favor, volverle a votar otra vez, que si no me veo entonces huelga tras huelga y no está el horno pa’bollos.
Rf Rc

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido RFrc.

Los sindicatos: Necesarios para defender los derechos de los trabajadores. Pero muy flojos.
La huelga: Demasiado tarde, tendría que haber sido bastante antes, más gente la secundaría, sin duda.
Zapatero: Efectivamente nos ha desfraudado, no entiendo lo de previsible. Obligado hacer la reforma, tendría que haber dimitido antes de tomar esa equivocadísima decisión.
El Problema: El capitalismo y la dictadura de los mercados.
Solución: Nadie es capaz de darla.

Seguro que me conoces.

radio lucientos dijo...

Los Sindicatos entiendo que las más de las veces hacen lo que pueden y cuando cree que conviene, el haber hecho la huelga antes o después, es algo que se viene reclamando desde criticas que ayudan poco a los trabajadores, distorsionando la realidad. El gobierno y por ende las personas que lo ocupan provenientes de un partido político con ideología propia, que es la que en realidad ha sido votada, ¡No hacen lo que creen! Se piensa desde el poder en cosas como, las razones de estado. Esas son las que defraudan.
Zapatero teóricamente iba por el buen camino, con políticas sociales y una cierta ideología y actuación de izquierdas. Se cruzó por su camino la crisis y esas cosas. Poseído e iluminado ha creído, que una vez más y como todos, el pato lo tienen que pagar los trabajadores.
Anónimo, espero conocerte mejor
Rf Rc

Uno de los Dos dijo...

Los sindicatos esos que nosotros mismo los hemos denostado (eso si con ayuda de la derecha y sus medios informativos) esos sindicatos que no se creían las políticas de este gobierno que iban a llegar a estas situación, y que les pillo con el pie cambiado (quizás por eso llega tarde la huelga) aunque yo creo que las huelgas nunca tienen fecha de caducidad. Por eso mas que nunca los sindicatos deben tener mas influencia en el mundo laboral y una de las soluciones es la masiva afiliación, porque las castañas las tenemos que sacar entre todos y no decir aquello de ¡ bueno ya me lo solucionaran ¡ pero lo que indigna y me avergüenza es lo que dicen la derecha ¡hay que quitarle la subvención a los sindicatos! Claro como ellos gobiernan y además de subvencionarlos nos roban con nuestros dineros…..ellos son los que sobran no los sindicatos ¡viva el sindicalismo!

Anónimo dijo...

A vueltas con los sindicatos, y lo demás qué, los sindicatos han caído en la misma trampa que Zapatero, han esperado tanto que, sigo pensando que es demasiado tarde, porque se han visto obligados a hacer una huelga a creerse que hay que hacer una huelga, por otro lado, aunque no necesaria, si conveniente. Y repito, con quien tenemos que luchar es contra la economía capitalista y con la dictadura de los mercados, pero me temo que con el sistema político que reina en el mundo, nos queda mucho camino por recorrer.

Anónimo, a través de la escritura nos seguro que nos conocemos.

radio lucientos dijo...

La conveniencia oportuna o no de la huelga es secundario, hay motivos y es oportuna ahora. ¿Antes? puede, pero se creyó entonces que había que esperar. De una cosa estoy seguro, los que tanto critican la oportunidad de haberla hecho con anterioridad y no hoy, dudo mucho que tuvieran la intención real de haberla seguido, ni antes, ni hoy. Luego me parecen excusas "baratas". Qué los sindicatos tuvieran una especie de connivencia con el gobierno "socialista", yo lo justifico como una calma-tensa, esperando acontecimientos en un clima que se iba enrareciendo entre promesas y deterioro social.
Saludos para todos