lunes, 10 de enero de 2011

El Ángel Exterminador





Hay dos tipos de percepción de la existencia y nuestra relación con el mundo: el de la realidad que se nos presenta y lo que entendemos como real al pasar por nuestro filtro de entendimiento. Es tras ese filtro donde nos conformamos y actuamos de acuerdo a sus efectos en nosotros mismos. Hay veces que un grupo completo percibe y filtra la realidad en común, no obstante vivimos socializados, por eso mismo ésta puede verse alterada de sinsentido, de sinrazón y todos entenderla como tal, esto es, como única verdad.
Las situaciones se presentan entonces en las que es necesario incluso para la supervivencia tener un sentido de la realidad que sea capaz de reaccionar y sacar al individuo, con sentido común, del peligro que le acecha, ¡y no! El Ángel Exterminador, ese que confunde y genera el caos ataca sobre el grupo que inocentemente se reúne a cenar. Todos son victimas de su influjo como todos en determinadas circunstancias seremos capaces de reaccionar incluso en nuestra contra, alterando o perdiendo capacidades de razonamiento. Puede surgir entonces el miedo a la libertad que nos obliga a encoger el espíritu y contraer los corazones, por convenciones sociales o tal vez por lo que creemos intereses propios.
Se producen en cualquiera multitud de situaciones en las que nos dejamos llevar por absurdas situaciones que nos arrastran al desastre, desde la ira, la envidia, el odio, el rencor, bajas pasiones, incluso  actualmente practicar zapping continuamente en un sinsentido, ya que en realidad sabemos que ninguna proposición nos va a satisfacer, hasta en  relativa normalidad, llegado un momento, nos podemos ver abocados a la irrealidad malvada, querríamos huir, podríamos hacerlo, algo nos lo impide, algo nos agarra, nos sujeta, nos bloquea.
Buñuel adorna la trama de surrealistas y oníricas imágenes lo que pudiera parecer una vigilia de normalidad y no es sino la pesadilla, de la que no se puede escapar y todo por disparatado que parezca, puede aparecer.
Un componente sexual, orgiástico, fluye como tensión emocional añadida, en la que las mujeres muestran sus hombros desnudos y escotes abisales de picudos sostenes en una aparente provocación sexual.
Unos se esconden, otros se repelen insoportables, otros conspiran, algunos, los pocos, conservan la demencial calma que puede ayudar a sobrellevar el invisible castigo, todos sufren lo evitable, solo les salva igualmente lo irracional, una conjunción espacial del grupo.
Una tormentosa película de difícil visionado, una constante invitación a la sugerencia y al desasosiego.

Un diálogo:
— ¿Piensa permanecer mucho entre nosotros?
— ¿Y usted?
—No, dígalo usted antes.
—Yo vivo aquí.
—Me lo esperaba…

Una reacción del productor:

5. Gustavo Alatriste, cuando vio el film, recién terminado: “No he entendido nada. Es maravilloso”.

Una crítica en  “El País” sobre la programación de esta película en la televisión:

Las convenciones burguesas son dinamitadas por el maestro Buñuel en una película terrible y asombrosa, tan subversiva como disolvente. Durante una cena, un grupo de personas queda irremisiblemente atrapado en una casa; cualquiera podría salir, pero algo indefinible se lo impide a todos. El Ángel Exterminador abraza una catarata de códigos surrealistas para elaborar un agrio análisis de la mezquindad humana, un dibujo de la atracción por lo atroz, una parábola lúcida y extenuante rodeada de imágenes en las que laten el desasosiego y la inquietud.
Miguel Ángel Palomo.

Lo dijo Luis Buñuel:
Acerca del enigmático título de la película Buñuel comenta: "Yo primero pensé que el título tenía una relación subterránea con el argumento, aunque no sabía cuál. A posteriori lo he interpretado así: los hombres cada vez se entienden menos entre sí. Pero ¿por qué no se entienden? ¿Por qué no salen de esta situación? En la película es lo mismo: ¿Por qué no llegan juntos a una solución para salir de su encierro?"

Rafa. (Uno de los Dos).

3 comentarios:

juan antonio dijo...

Hace cantidad de años que vi la película…tantos que ya apenas la recuerdo, pero tu comentario me la he refrescado.
Yo nunca saque esta conclusión, tan acertada del film, aunque tienes toda la razón, sobre los miedos y las miserias humanas. Hay que ver lo que es el cine de autor bien hecho, un cine que con los tiempos sigue estando vigente, un argumento que seguirá dando que pensar a generaciones futuras. Una película que hace honor a aquello que se ha dado en llamar el 7ª arte, ¿fue por esta película por la que obtuvo el oscar?
Saludos

lu dijo...

Magnífica entrada, Rafa. Es una de mis películas favoritas. Desasosiego total. Incómoda al máximo. ME ENCANTA.
Besos!

Paulina dijo...

Hola

Mi nombre es Paulina y soy administradora de un directorio de webs/blogs. Muy buen blog personal. Quisiera intercambiar enlaces. Puedo agregar tu pagina en mi directorio para que así mis visitantes puedan visitarlo tambien.

Si te interesa, escribeme al mail: paulina.cortez@hotmail.cl

Saludos
Pau