martes, 31 de julio de 2012

Elogio de la Bicicleta. Levitar


Elogio de la Bicicleta. Levitar.

Lo recuerdo bien. Fue un día lluvioso de primeros de abril, de esos en que el campo parece recibir la lluvia con los brazos abiertos, deseosamente entregado. Como tantas otras veces subía en bicicleta por el camino de la Peña de Cenicientos. Ese camino consta de tramos con cuestas muy empinadas de difícil rodaje ciclista, y aquel día por los efectos del agua se encontraba, además, húmedo y embarrado; hacía tiempo que no llovía y esa mezcla de polvo y agua se pegaba a las ruedas resultando por tanto más pesarosa la ascensión. La lluvia, racheada con pequeños aguaceros golpeaba sobre mi espalda y cabeza principalmente, llegando ésta por acabar chorreando un tanto por la cara; además de un chubasquero para el cuerpo, llevaba una gorra que de alguna manera amortiguaba la inclemencia y que tiene la particularidad que otorga la sensación de sentirte protegido; la lluvia no se percibía como desagradable, es más, sin hacer frío, todo parecía una invitación a una serena interioridad, en lo que lo externo no molesta y pone en alerta, sino que se presenta como un condimento que enriquece y sublima la situación.
Tras las primeras y más sufridas pendientes se llega a un parte en el que habiendo alcanzado una cierta altura ésta empieza a suavizarse junto con la vegetación más frondosa. Grandes pinos que amortiguan el ambiente envuelven el serpenteante camino quedando una cerrada quietud sonora que sobrecoge y aquel día más aún si cabe. Dejó de llover; todo estaba mojado, grandes charcos se presentaban a mi paso que me obligaban a rodearlos, cambiando de rodada constantemente.

Recuerdo que una gran parte del recorrido lo hice escuchando por los auriculares, en espectacular sonido de alta fidelidad, el extenso tema de John Coltrane, Olé, interpretado por Pharoah Sanders lo que de alguna manera me creó un cierto estado de espíritualidad y que me llevé un gran susto cuando éste terminó para dar paso a otra canción. Fue cuando comencé a apreciar que el pesaroso barrizal con el que había circulado pegado a las ruedas de repente lo sentía como si se hubiese volatilizado, evanescido, pues percibí las pedaladas  que parecían fluir con un ritmo suave, nada cansadas, sin esfuerzo, era como si estuviese bajando una pendiente. De sobra sabía yo que por donde rodaba necesitaba aplicar fuerza al pedal, dado que el camino sin ser ascensión se trataba de un falso llano y ya sabemos el comportamiento psicológico en ese tipo de trazados confusos; pero no, el esfuerzo era mínimo. Mi mente se fundía en un entorno natural de soledad y belleza junto con mi potencial físico, ahora terriblemente descargado. Todo confluía en un estado de ensoñación donde ciertas relaciones de conexión físicas con la realidad se difuminan, el tiempo, el espacio, adquiriendo una dimensión onírica, fue entonces cuando al fijar la mirada sobre las llantas de la bicicleta, y así poder ver la cantidad de barro que tuvieran pegado a ellas, pude comprobar que estas se encontraban un palmo elevadas del suelo y que por tanto, ¡estaba flotando!
El susto fue mayúsculo. Me incorporé y dejé de pedalear sin quitar la mirada del suelo, la bicicleta ahora, aprovechando la poca inercia con la que circulaba, suavemente se posó sobre el suelo en un diminuto aterrizaje. Empezó a sonar Autumn Leaves interpretado por Chet Baker & Paul Desmond. No sé por qué extraño impulso, la inquietud, el susto, o la canción, me motivó para volver de nuevo a pedalear suavemente sin llegar a poner el pie en tierra. La bicicleta, y yo sobre ella, reaccionó como por un resorte accionado por la irracionalidad para volver a elevarse en una suerte de levitación que aprecié gustoso y que de dos intentonas más parecía que dominaba a mi capricho, ahora paraba de dar pedales y aterrizaba, lo daba con suavidad y me elevaba. Como levitando me resultaba más cómodo circular sin esfuerzo, simplemente se trataba de mover los pedales sobre el aire, un buen rato lo hice así, lo suficiente para que aquel extraño suceso no me lo pareciese tanto y así volver a mis pensamientos con una renovada normalidad a los que este pequeño vuelo no afectaba para nada. Pensé que igualmente esto debiera ser así, todo conjugaba en una fluida y gozosa ensoñación que me llevaba a estados de ingravidez. Fue bonita aquella primera vez y reconozco que no es fácil alcanzar la difícil conjugación para que se repita, pero he de reconocer que hay veces que aunque sin una marcada levitación el transito deriva a sensaciones similares, así como por el contrario hay otras que circulo arrastradamente pegado al suelo, las circunstancias que los motivan, unas y otras, son muchas y variadas.
Con el paso del tiempo lo pensé con claridad, no es que fuese necesario flotar para gozar de un paseo ciclista en plenitud, sino que gracias al paseo ciclista con las debidas circunstancias era muy probable que este fuese satisfactorio, incluso fantásticamente gozoso. En esas estoy.
Rafael Cuevas,

5 comentarios:

Juan Antonio. Uno de los Dos dijo...

Joder!! Rafa que ibas de psicotropos,jeje.
Me voy al pueblo intentare alimentar el blog

Dr.Krapp dijo...

Estupendo texto, me ha encantado. Te has olvidado de otro posible ingrediente para tan próspero estado, la música y más si está por en medio en medio aquel gran chamán llamado Coltrane.

Temujin dijo...

Comparto con los dos anteriores, me ha gustado el texto, primero y segundo.. repite conmigo:
"No vuelvo a fumar perejil en la bici.."
jajaja

María dijo...

Escuchando ESTO y ESTO pedaleando en bicicleta por un camino lleno de barro, al contrario que tú, desgraciadamente, no hubiera levitado... ¡¡me hubiera pegado la torta de siglo!! ;-)

Leyéndote esto sí... así, es más fácil :-)


Muchos besos

rafa, uno de los dos dijo...

De vuelta de vacaciones pueblerinas, por si no lo fuésemos bastante, me encuentro con estos comentarios que os agradezco, espero poder corresponderos. gracias
rafa