jueves, 29 de marzo de 2012

Huelga General

2 comentarios:

Temujin dijo...

¿Teniamos antes?

juan antonio uno de los dos dijo...

Algo si teníamos Temu, cuanto menos un juez que te decía si la empresa tenia razón o no a la hora de echarte…

Publicado en el 20 minutos, en la Sección de Cartas de los Lectores

"Un grito de indignación"

Aquel trabajador por cuenta ajena notó que le habían

subido el IRPF, pero no hizo ningún comentario porque

ledijeron que era por el bien de España y de todos los

españoles.Cuando llegó el momento de abonar el IBI de

su vivienda hipotecada, advirtió que a la subida municipal

se había añadido la del Gobierno, con lo cual casi iba a

pagar el doble que el año anterior; sin embargo, por

solidaridad, también calló. Una mañana, al levantarse,

escuchó en la radio algunos aspectos de la reforma laboral

y dedujo que, muy probablemente, pronto le bajarían el

salario. Esta vez la noticia le hizo murmurar.


Unos meses después se puso enfermo, y el jefe de recursos

humanos envió al médico de la empresa a su casa para

decirle que si faltaba 9 días de manera intermitente

durante 2 meses seguidos, le despedirían pagándole 20

días por año, con un máximo de 12 mensualidades. El

trabajador, aunque continuaba enfermo, fue al

ambulatorio y pidió el alta médica. Al salir, en la farmacia

de al lado le cobraron las recetas. Ahora, pensar en el bien

de España no consiguió calmarle, y aquel murmullo poco

amable se convirtió en un grito de indignación que

retumbó en toda la manzana.

Enrique Chicote Serna."


¡Que el grito de indignación retumbe el 29-M!

contra la reforma laboral y en defensa de los servicios públicos