jueves, 19 de enero de 2012

3ª entrega de la Selección de las canciones más influyentes

Seguimos con las canciones, esta vez voy a poner pocas, diez. Lo que pasa es que después de haber hecho el repaso en su día, del que hace un par de meses aproximadamente, la cosa parece haberse quedado un poco apagada, y pudiera parecer un tanto traído a destiempo. Pero el deber me llama, y queda cuerda para rato hasta llegar a las que tengo seleccionadas unas cincuenta y alguna sorpresa.
¡Con todos ustedes…! ¡Una nueva entrega de las canciones más influyentes para mí!

24º
Tocaba viajar de madrugada, al amanecer, mientras levantaba el día con una extraña serenidad que la música acentuaba, a partir de entonces otra puerta que contenía muchas otras se abrió; por ese laberinto seguimos gracias a COLEMAN HAWKINS – TIME ON MY HANDS
25º
Ya se conocían sobradamente los efluvios Jamaicanos pero con ellos la cosa tomó otro cariz, otra forma de pureza y lucha, otra forma de flotar STEEL PULSE – HANDSWORTH REVOLUTION http://youtu.be/s07Fzg6QUT4
26º
Como bien decía en otras entregas, no puedo abstraerme de quienes son, ni cuando los escuché, al intentar encontrar la canción. Se quienes eran y donde me afectaron. Su mundo era pura sensibilidad que nos hacía a los demás algo mejores y provocarnos erecciones en el alma y en... El álbum era un grandes éxitos, tiempo habría más adelante de ir descubriendo de donde procedían los mismos. Es como una depuración interior por contagio SIMON & GARFUNKEL – AMERICA
27º
Uno escuchaba una canción suya y ya podía salir al mundo con la convicción de saber que habíamos andado por terrenos capaces de rellenar huecos de vacíos emocionales por lo que se conseguía vivir mejor por arropado CAT STEVENS – OH VERY YOUNG – PEACE TRAIN
28º
Cuando lo que musicalmente le es a uno contemporáneo se percibe como auténticamente marchoso y uno tiene además ganas de eso, y de radicalidad, y de irónico contra la sociedad bienpensante, de increíble compás rítmico, de ese lado un tanto rompedor, por siniestro y por divertido, por desafiante y por implorante, por rock y baladas, y blues y rhythm and blues, por demacrados, por bestias, por grandiosos… ROLLING STONES – SYMPATHY FOR THE DEVIL
29º
Grupo único y peculiar donde los haya, pues no conozco alguno similar, en el que tengan tanto peso específico los integrantes, singular por estilo, por calidad, pero a poco que lo oyeras, empezabas a entenderlo, te convencen, te atraen. Más tarde, ¡su decimoséptimo álbum! publicado en 2003 me maravilló. Yo más o menos los pillé por aquí. Nunca supe lo que decía la letra, pero lo que sí sabía era que Sara simbolizaba todo lo que siempre quise de algo parecido a un amor. FLEETWOOD MAC – SARA
30º
Una buena manera de establecer el cambio de mentalidad hacia las nuevas olas musicales era la constancia en las escuchas que se practicaba constantemente. Estaba claro que esa ola acababa por arrollarnos a todos, era un tsunami. Hay que reconocer que las urgencias de diversión aumentaron en detrimento de la calidad que se descuidaba deliberadamente, eran otras formas de expresión igualmente útiles y un estribillo sencillo de una canción puede ser igualmente grandioso. En el caso de este grupo, que siempre gozó de mis simpatías desde los tiempos del San Mateo, fue peculiar; de una originalidad impresionante, resultan inimitables e irrepetibles; sus canciones podrían definirse como canciones de situación.  CIUDAD JARDÍN – A PARÍS

31º
Yo no sabía quienes eran ni a donde llegarían. Más tarde tendrían el honor de inaugurar la larga lista de conciertos internacionales allá por el 79. Esta fue la primera canción que oía de ellos, no pude menos que flipar. Todavía hoy al oírla me traspasa un algo por los sentidos. QUEEN – KILLER QUEEN
32º
Corría el setenta y nueve, andaba yo ingresado por aquella maldita puñalada, la revista Star publicaba una crítica de novedades discográficas. Le encargue a mi hermano mayor que me comprase uno de los comentados y por el que todo era halagos, cosa que hizo diligentemente. Yo con el disco en el hospital, sin poder oírlo, lo miraba y miraba, se trataba del Fear of Music, con una portada monocromo de una plancha de metal y las letras en verde donde no había nada que ver, salvo las letras en ingles de las que nada entendía; cuando por fin lo pude oír en casa, me sentí defraudado aunque no indiferente ante la gran expectativa puesta en él, pero entonces gracias a él fue como poco a poco me iba produciendo aquel extraño sonido una especie de contaminación emocional con el tiempo musical que tocaba vivir, que efectivamente fue así TALKING HEAD – HEAVEN

Hasta otra
Rafael Cuevas

2 comentarios:

juan antonio uno de los dos dijo...

Esta lista me trae recuerdos de varias influencias y distintas amistades.

Coleman H. ¿no se si te refieres a aquel viaje? que empezó, bien y acabo mejor…si, no??
De los Simon y Garfunkel me llego por el “poqui” y que me dejaron cautivado.
El “tolili” otro, de la otra basca un día me puso un disco de Cat Stevens y a partir de ahí entendí su forma de ser y de vestir, la del “tolili” claro
De los Rolling, ya no se por donde me llego pero me llego y de que manera.
Mira los Ciudad me llego por ti, y aunque no has subido el tema que mas me gusta, para mi fue todo un descubrimiento.

Del resto mantengo cierta distancia, los conozco y no te voy a engañar, no son de los que me podrían influir.

Saludos y buenas canciones

rockero despistado dijo...

sympathy for the devil es una de las pocas canciones que lo tienen todo para mí tambien es pàrte de mi vida pero ademas es la perfeccion echa cancion. It's only rock & roll but i like it.