miércoles, 25 de agosto de 2010

Raro Verano




Raro verano

Ha sido o está siendo este un raro verano. Así como hay años en el que en la rutinaria costumbre de desocupación se nos pasa como si tal cosa, sin grandes complicaciones, o cosas raras; en este, el correr de los días, antes y durante, una serie de afecciones nos ha venido a trastocar la rutina, lo normal, los planes, los ánimos. Empezamos con el asunto de R., en las puertas mismas del periodo vacacional, por otro lado tan discurrido, pensado, ansiado, cuadrado, pactado, para que de un plumazo todo se viera revuelto y variado. Este tema ya condicionó el suceder de manera que nos ancló en espera de una evolución a la normalidad, que aunque pronto llegó, nos vino quedando todo a trasmano y contrariado, por lo que en el dejar pasar los días vendrían otras ocupaciones, la del propio mantenimiento, las noticias de otras desgracias, de otras urgencias, de otros sucesos, asuntos todos que íbamos sumando a nuestro natural extraño estado de animo, con sus consiguientes asimilaciones, empatías y solidaridades. Todo entonces parecía coincidir en un raro punto de inflexión en el que además se sumaban otras curiosidades, como por ejemplo, la disponibilidad de la Casina de Cuerres (Asturias) y otros asuntos que nos deparaban los días y las gentes.
Por eso, este, el año 2010 entra a formar parte por méritos propios de esas Raras Avis de las anualidades. ¿qué se le va hacer?
RfRC

1 comentario:

juan antonio dijo...

Espero que a R no le haya pasado nada malo!! y las otras desgracias no sean tales, aunque espero haya merecido la pena esa estancia paradisíaca en Cuerres
bienvenido amigo...ah te mande un correo a ver si te relaja