lunes, 28 de mayo de 2012

ME PIDEN QUE ME EXPLIQUE



I
Me dicen que me explique.
¿Cómo puede ser explicable    
este cuerpo y esta forma
si allí habita lo inefable,
donde el mensaje de vida
puede llegar a la fibra
sensible de la emoción?
En extraña comunión,
con el cuerpo, con el alma,
donde cada cual se apaña
para fundir el metal
del que están hechos los sueños,
que forjaron los deseos,
que se destruyan fronteras,
que se derriben  banderas, 
donde no hay cuenta de ellas
que solo importe la idea,
 y estar en todos los lugares,
a la vez, en ningún sitio.

II
Dicen que es bonita manera
para elevar el concepto
el que la música fuera
el idioma en que dios habla,
pero es que dios no nos habla
ni escucha, ve, ni oye o siente,
es simplemente un ausente,
y es el hombre quien le crea.
Como creó la manera
de expresar profundamente
lo que le sale del alma,
con una búsqueda pura,  
con un lenguaje latente,
que se vierte de la mente
para llegar a la altura
de la emoción, es la hechura,
la que confluye en la vida,
la que eleva el corazón,
la de la vuelta al valor 
de que importe, lo que importa,
que te arrastre sin temor,
así salir y volar
con segura confianza,
sabiendo que en esta andanza
puede llegar la hermosura,
la ternura y el desastre,
el caos, el riesgo, ¡el arte!
¿Cómo es posible tan grande
manera de la expresión
con solo abrirse de orejas?
y dejar que nos penetre,
ojal que pasa el botón
y sujeta sin presión
al disfrute y la emoción.
Esto es jazz, ¿me expliqué?
   
Rafael Cuevas


7 comentarios:

Juan Antonio. Uno de los Dos dijo...

Te explicas…te explicas…el jazz, tiene tantas aristas que ninguna desafina, y todas a la vez, puede llegar a ser ¡arte!

Temujin dijo...

Pues te has explicado perfectamente...aunque yo debo ser de cabeza dura... pues nunca comprendí el jazz..

Rafa. Uno de los dos dijo...

Sinceramente creo que el jazz hay que oírlo sin presiones, -a lo mejor lo mismo pasa con todas las músicas- quiero decir, que si alguien escucha cualquier cosa con un poco de atención y no le gusta, pues vale, que a otros le guste o consideren que es tal o es cual, pues muy bien, allá se lo guisen y con su pan se lo coman y otra cosa el Jazz al ser una música con tantas vertientes es posible que sea necesario un acercamiento al género de una manera orientada o con dosis seleccionadas, pero efectivamente yo reconozco, por que a mí me pasa también, que hay expresiones artísticas con las que uno no conecta

María dijo...

Mmmmmm ¡¡divinamente!!

Aunque yo, si me permites te hago un resumen a este despliegue de sabiduría que has hecho, el jazz es el sentimiento más libre que existe en música tocada con las tripas del corazón:-)

Un beso, me ha encantado, de verdad.


Buenas noches.

Anónimo dijo...

Estaras contento como te ponen,ya te digo yo que tu vales para todo, eres un artista de los pies a la cabeza. Un beso de quien tu sabes.

Dr.Krapp dijo...

Hay ciertas cosas en la vida que necesitan cierto despojamiento previo para poder disfrutar de ellas. Eso ocurre con el jazz y con otras formas de arte que no son importantes porque cuatro cerebros exquisitos hayan decidido que lo sean. Si lo son, es porque nos exigen actitudes diferentes a las que estamos acostumbrados.
¿Cómo es posible tan grande
manera de la expresión
con solo abrirse de orejas? Simplemente escuchando y dejándote llevar por la música allí donde ella quiera llevarte. A la razón, mejor taparle la boca un rato y darle la oportunidad de dedicarse a otra tareas.

Rafa. Uno de los dos dijo...

Krapp, precisamente pensaba recientemente en eso mismo que tú dices y tenía la idea de una entrada bloguera en la que nombraría las cualidades de un aficionado al jazz y entre ellas, coincidía contigo en que era necesario despojarse de tabúes, prejuicios, valores rancios y alguna que otra cosa más para enfrentarse a esta propuesta musical, el jazz, ese ruido.