jueves, 3 de mayo de 2012

Cuarta entrega de las canciones más influyentes

A falta completar con los ausentes (de la lista) por omisión, llamémoslo simplemente olvido, aunque alguna deliberadamente,  presento lo que es la última entrega de estas canciones influyentes y que recupero del fondo del ordenador ya que llevaba bastante tiempo elaborada en busca de una oportunidad que se presenta hoy

33º

He oído decir de que son la tuna del folk, lo que no sé es si esto es un halago o un desprecio, y aunque no odio a la Tuna por mi parte diría aquello de Vainica Doble de: ¡vete tuno! ¡Vete! ¡Vuélvete a tu siglo diecisiete! Pero este no es el caso, son una Ronda y no tienen nada de tunos, si acaso de pícaros, o de juerguistas y a eso se dedican, a animar la fiesta cuando les toca porque cuando no, nos traen al buen entender historias de hoy y de siempre, con una lectura tradicional y hasta entrañable. Forman parte de la nueva hornada de afectos personales. Una historia de guerras, pérdidas, exilio, lucha y amarga victoria por su lejana vida desecha que no pudo recuperar LA RONDA DE BOLTAÑA – BAJO DOS TRICOLORES
34º
Esta si que se puede decir que es la primera canción, que de aquí surgiera todo. Probablemente la primera canción de la que tal vez tuve conciencia. Me la cantó mi madre en exclusiva una plomiza tarde de abril.
Mucho más adelante eran los tiempos de “Trébede”, el glorioso programa de R3 de Iñaki Peña, allí descubrí el mundo fascinante del folk, en ese programa sonaban con asiduidad unos… ¡titiriteros!, con los que, coincidiendo en edad de hijos pequeños, me sentí encantado. Una suerte de sencillez y tradición, de ternura y emoción, de calidad e ingenio, de belleza traída a la música infantil. Además de musicales realizan espectáculos teatrales, pasacalles, títeres… aportando al manipulado mundo de la infancia un grado de autenticidad y excelencia en sus trabajos con el que es una suerte toparse. Creo en verdad que su mundo cautivo mi lado infantil hasta afectarme a el adulto que desde entonces no es el mismo, ahora esta purificado.  LOS TITIRITEROS DE BINEFAR – EL SEÑOR DON GATO
35º
Por seguir con la música tradicional, en la que parece me desenvuelvo, aunque no tanto ¡eh! Encontré algo así como rebuscando, un grupo, un disco, una canción. Su particular coro de inicio y el modo en el que el tema va desarrollándose, es como si viniera de una evolución, en la que su progreso va tomando una forma compacta de sabiduría y exquisitez, de manera que parecen alejarse del mundo folclórico, cuando en realidad, lo que están es reinventándolo. Un final de crescendo y cerrado nos deja literalmente pasmados. ¡Buenísimos! ACETRE – LA DANZA DEL MOSTRENCO
36º
Con Los Planetas fue como encontrar el eslabón perdido. Parece que uno según va dejando atrás, por época, por gustos, por olvido o por lo que sea, llega a tener una desconexión con ciertas cosas con las que en realidad se tiene grandes vínculos, y tienen que venir ellos a servir de nexo; es un estilo, un sonido, una originalidad que los han hecho los reyes del independiente y uno gozoso se deja caen en todo ello.
LOS PLANETAS – HIMNO GENERACIONAL nº83
David y Claudia
Reunión en la cumbre:

37º

He estado pensando si incluir o no este tipo de canciones, al fin me decidí por incluirlo, viniendo a ser un caso especial, y no por su influencia sino por su contrainfluencia, pues este artista y sus canciones representan precisamente lo que uno rechazaba, eso sí, con un paréntesis Superstar. No se porqué, y no se trataba de ojeriza que tiempo relativizó dándole un valor que tal vez entonces no apreciaba. Era la música ligera, comercial, el stablishment del sistema con apariciones constantes en televisión y uno, sabiendo lo que se estaba cociendo, no podía menos que despreciarlo. Ahora al pensarlo entiendo que me afectó enormemente su rechazo, para bien y para mal. CAMILO SEXTO – ALGO DE MÍ





38º

Su música nos traía aires de libertad, siempre asociado a sus conciertos, donde éramos fieles y felices. Es probable que fuese alguien conocido más por sus directos que por sus grabaciones, al menos a partir de cierta época, pues solía dejarse caer bastante allá por donde deambulábamos. Su atractivo consistía en la conexión que creaba con su público y la interrelación mutua, lo único era superar el ridículo del rock, la parafernalia y su baja condición, que el elaboraba con dignidad y sin dificultad. Luego vino la apoteosis y la precisa identificación con sus creaciones. Supo mantenerse al margen de las tantas movidas y tumbos por los que atravesó la reciente historia musical, para terminar con un maravilloso concierto final de despedida de su carrera que siempre recordaré como grandioso. MIGUEL RÍOS – ROCANDROL BOOMERANG




39º

He pensado mucho que canción incluir de Sabina, otro de los que considero indispensable. La verdad es que de sus primeros discos a no ser por el de la Mandrágora, aunque me gustaron, creo que a medida que publicaba uno nuevo iba perdiendo más voz y superando al anterior trabajo, en calidad melódica y lírica, produciendo versos más elaborados, propios de una madurez intelectual, algo que sorprendentemente para mi, siempre tuvo, esa visión lúcida e irreverente para con la sociedad y allá por donde aparecía dejaba su impronta original. En cuanto a la voz, nunca me importó o al menos siempre se lo perdoné, no escucho música para oír a placidos domingos cantar, para eso hay otros caminos, de Sabina me gustan otras cosas, tantas que superan sus déficits y lo que más, es ese alma poética conectada al servicio de la música popular. Ha tenido idas y venidas, altos y bajos, como todos. Con sus últimos coleteos no alcanzo a identificarme en espera de mejores momentos para ello, por eso me quedo para la ocasión con una de sus comienzos. JOAQUÍN SABINA – POGAMOS QUE HABLO DE MADRID

40º
Ya venían los tiempos en los que te montabas en un carro de ilusión y cabalgabas mecido al compás de sonidos que tenían la facultad de embargarte aún más, con este, pues eso, probablemente era de los que más arrobaban los sentidos en una corriente superlativa que nos arrastraba por la vida. Alguien a quien admiraba un buen día me entregó un listado de lo que el consideraba los mejores discos y que por tanto tiempo conservé hasta ir poco a poco adquiriendo uno por uno, su selecta música. Este en concreto es que era fascinante en su portada, un cuadro del pintor surrealista-psicodelico, Mati Klarwein, titulado La Anunciación, que te flipaba irremediablemente y entre los surcos del vinilo había un tema que hacía vibrar la aguja y el corazón: SAMBA PA TI -SANTANA


41º
Antonio Vega - Nacha pop Atrás
Hay canciones que las haces tuyas porque desde ellas parte directamente hacia ti un dardo que te trastoca, son unas y no otras, no tienen que ser las mejores de los tipos. Yo sabía íntimamente que estos que escuchaba en solitario estaban siendo importantes para mi y que tal vez estaban abriendo un nuevo camino hacia gozosos terrenos en los que embarrarnos alegremente. Recuerdo en la contraportada de su primer disco en la que te recomendaba escuchar a volumen elevado, cosa que obedecía fervientemente en el tocadiscos de mi “desordenada habitación”. Era mi grupo casi secreto, el que me estaba convenciendo que hay otros mundos que están en este. He de reconocer que lloré consternado el día de su pérdida, tal vez aquello que circula y se expande por el aire en forma de ondas y que es la forma física, aunque invisible, de una expresión, esto es su música, me había tocado y, a través de ella, se estableció el vínculo que nos unía; el perder una de las partes, fue doloroso. Menos mal que nos quedan sus capsulas musicales, las que extraigo de cualquier formato y mágicamente se reconstruye la expresión de nuevo, de ellas me quedo con una radiante, aunque relate un desengaño. NACHA POP - ATRÁS

42º
Este si era un grupo grande de verdad con capacidad de convencer con contundencia. Aquel vinilo de portada troquelada, me fascinaba, aquella canción si que era potente.
LED ZEPPELIN- CUSTARD PIE


43º
Mi intención primera no era la de incluir en este compendio toda la música que me gusta o me ha gustado, eso sería una magna antología, de lo que se trata es de aquella que especialmente creo que más me ha afectado o le he dado personalmente una categoría extraordinaria, en esto, como en todo, hay grados y el de este tío que traigo ahora es alto e importante. Le conocí gracias a un viejo amigo alejado tras los Alpes abajo y de allí nos lo trajo. Creo sin temor a equivocarme que ¡jamás lo he escuchado en radio alguna!, o en ningún otro sitio que no sea el de mis propios medios y no por nada especial, o resulte una rareza musical, al contrario, practica una especie de evolución desde la canción de autor tradicional de una línea melódica sencilla y sin estridencias de fácil escucha, hasta un jazz igualmente simple, pasando por el baile, y el rock, pero se podría decir que de gran calidad y poco comercial, esa es la clave de ser tan desconocido: la calidad. Por esto mismo, si cumple una de aquellas máximas tan graciosas que en cierta ocasión nos compiló el gran “Rey lagarto” en su blog “La ruta” como necesarios para que un artista le tengamos por genuino, que sea desconocido por el gran público y por eso mismo lo hagamos más nuestro. En este caso estoy hablando del guitarrista italiano, napolitano. Pino Daniele.
 Pino Daniele

44º
Y para concluir no una canción, un músico, cantante o artista musical, para concluir gente normal, la gente que he tenido a mi lado que ha sido capaz de afectarme como sea y por lo que sea, incluyo a locutores de radio…
La basca, con sus influyentes influencias, pero destaco a Javi, Antonio, Rivera, y en especial a J. Antonio, lejanamente Mariano.
Otro juanantonio y Alfonso
La sección corucha de Maite, Mari Mar y otros
Mi hermano, el uno y el otro
Juan de Pablos, entrañable ya por prolongado, Trecet, Iñaki Peña, Antonio Fernández, DAM (especialmente)  Paco Pérez Bryan, El soso cáustico, me gusto eso; Todos como se verá de R3
Aquel compañero que de su nombre nopuedoacordarme de la “mili”
A Ontoba y a quien dice llamarse “el rockero despistado”
A los tantos versos sueltos con los que me cruzado, yo iba de frente, ellos,
de costado… y así, han atravesado
este cuerpecito mío que se convirtió en esponja.
A los garitos, el Avas, con su “pepeluis”, su Javier Cansado (si, el de faemino), su lola y su “Jeru”; o el Berrendero, El Barbieri, El barbú, El elígeme y hasta el Vidrios, y otros muchos más, que sería imposible, ni acordarse, ni incluirlos.

A los garitos, el Avas, con su “pepeluis”, su Javier Cansado (si, el de faemino), su lola y su “Jeru”; o el Berrendero, El Barbieri, El cocodrilo ,El barbú, El elígeme y hasta el Vidrios, y otros muchos más, que sería imposible, ni acordarse, ni incluirlos.
El Camino de la verdad, "la queli" y Another more
Rafael Cuevas

2 comentarios:

juan antonio uno de los dos dijo...

Una autentica paella de canciones de ayer, y hoy, de estilos bien diferentes.

Si es que en la música, todo lo que esta bien, hasta el hortera de camilo, cabe, por lo que veo esta es tu última lista…

rockero despistado dijo...

Siempre me acordaré de nuestras escuchas en el curro de radio3 con el ambigu,bienvenidos al paraiso de Carlos pina,y bueno de lo que disfrutabamos oyendo cosas nuevas y cosa viejas