miércoles, 28 de diciembre de 2011

Casos y dichos


Me acaba de pasar una cosa muy curiosa, que seguro que tiene una explicación científica.

 Hay un dicho que dice: “que es para mearse y no echar gota” o algo parecido…pues bien, me ha venido a la cabeza el susodicho (dicho) y es el de “estornudar y no echar gota”, ya que estaba yo con mi cosa entre las manos evacuando la vejiga, cuando me ha llegado otra necesidad fisiológica, un sonoro y potente “estornudo”

En mitad de la micción, con cara de alivio de repente me llego el estornudo, el estornudo normalmente te avisa antes de llegar al desenlace final, (a mi por lo menos si) y ¿no se si a ti?, yo lo dejo todo y me preparo para soltar esa especie de bomba sonora, que te deja aliviado.

Pero claro cuando te encuentras en la encrucijada de dos alivios a la vez ¿Cuál elegir? ¿Eh? ¿Qué hacer? no te preocupes el cuerpo esa maquina perfecta es sabia.

Se corta como si a un botón se la pulsara, la micción se  cancela para dar paso al sonoro estornudo para después seguir evacuando el “agüita amarilla” y aquí me asalta otro dicho el de no “podemos hacer dos cosas a la vez” …Toreros muertos 

1 comentario:

Rafa. Uno de los dos dijo...

Muy buen razonamiento. Me parece ingenioso y gracioso, muy en la tradicional línea surrealista hispana.