sábado, 27 de noviembre de 2010

Receta de Migas

Curiosa receta evolucionada.
De pequeño comíamos migas ¡para desayunar! la hacía en casa mi madre y yo la veía currarse el proceso de partirlas y remojarlas por la noche, a ultima hora. Por la mañana todo se inundaba de un extraño olor a ajo junto con el de café. Evidentemente no incluía panceta y chorizo y sí uvas frescas o alguna pasa. Nos encantaba a todos, fue cuando descubrí mi gusto por el ajo.
La mezcla de las migas con el café con leche en boca resulta curiosísima, y aquel que lo probara en la infancia conservará de por vida esa sensación, lo que me lleva a pensar que a través de el gusto también somos lo que somos, es un educador que nos va conformando de acuerdo a nuestras satisfacciones gustativas.
Mas tarde y debido a su grandeza, las migas podían formar parte de plato principal o incluso único, de una comida o una cena si lo completabas con algún otro ingrediente de peso, por ejemplo, panceta, chorizo o supongo que con cualquier carne. Además, admite diferentes texturas, desde conservando parte de la humedad, a versiones con las migas más secas a la que se llega currándoselo más, revolviendo y teniéndolas durante más tiempo al fuego, que es como estoy dedicándome a cocinarlas últimamente, y que presento a continuación en el vídeo, en el que más o menos se puede apreciar el proceso.
En fin, una gozada.
Rafa, de uno de los dos

5 comentarios:

Uno de los Dos dijo...

Por fin otra receta, esta es la hostia, económica,multiusos,que buena pinta...pero nunca te invitas al pueblo a comer una de estas exquisitas recetas ¡Uhmm! con sardinas son la leche, en el café, con chorizo, lo que se dice una receta abierta a cualquier sabor...si señor receta para los tiempos que corren.
Juan a.

Dama dijo...

Tendrías que probar el "ajo" sanluqueño. Justo acaba de empezar la temporada.

El rey lagarto dijo...

Yo he comido migas 2 o 3 veces, no son mi plato preferido aunque supongo que tampoco las he comido como toca.

Soledad dijo...

Así vi hacer las migas a mi madre, pero sin la panceta y el chorizo, solo con el ajo. Yo las hice un par de veces igual que ella. Como hace tanto frío, toca hacerlas, está vez pienso añadir no solo ajo.

Anónimo dijo...

Ramon de Zaragoza, yo las he comido desde niño y los desayunos de los Domingos eran una pasada migas con café con leche