lunes, 16 de mayo de 2016

NACHO VEGAS en la plaza Mayor Madrid- San Isidro 2016

Para llegar a la plaza mayor necesitamos atravesar una procesión que incluía orquesta de tambores y cornetas, vamos, la orquesta municipal supongo que sería, porque además, sonaba deliciosamente bien. Una barrera de personas móviles en ristre pretendiendo grabar las imágenes de los santos a ambos lados del cortejo nos impedía el paso. Hubo que esperar una pausa para poder hacerlo. Al poco, a la vuelta, ya no estaban y se presentaba el escenario donde actuaría Nacho Vegas todo flamante él, con la disposición sobre el mismo de los instrumentos ya afinados a la espera de su uso. Se hicieron espera un poco, si el concierto estaba previsto para las 21 horas, serían las 21.21 HORAS cuando aparecieron, cada cual cogió el suyo y a darle caña.
Nacho comenzó para la primera canción con un guitarrele  que es como una guitarrina de seis cuerdas pero de tamaño y sonido similar al ukelele, y lo hizo con una serie de canciones de orientación folk, cantadas además en asturianu. El comienzo fue sorprendente en cuanto mostrar significación a la afinidad ideológica por la que siente debilidad y lo hizo a las claras sin concesiones, mediante la presentación de los temas y la propia temática de ellos en sí mismo, principalmente los que conformaron sus últimos discos: Resituación y Canciones populistas, ambos dos con claros compromisos políticos, justamente los que reclama la sociedad a sus cantantes (o al menos una selecta parte de ella) y que solo aquellos que como Nacho saben ver ligada a su carrera y deciden actuar en consecuencia, mal que le pese a quien sea, incluida sus supuestos beneficios dinerarios los que dejarán de recibir, pero que sin duda agrandan al mito: "El de un cantante comprometido consigo mismo y con el tiempo que le ha tocado vivir"
Yo siento debilidad por Nacho Vegas, es de los que me erizan el vello, por la intensidad de sus historias y la manera de contarlas y no especialmente por estas últimas de componente político, que también, pues gozando de una aguda visualización de la problemática, las sabe contar y cantar envueltas o adornadas en su particular estilo con el que tanto disfruto. He de reconocer que nacho me ha empezado a gustar especialmente a raíz de sus últimos trabajos, pero ha sido a partir de lo reciente cuando me he introducido en su mundo pasado donde he encontrado altísimas cotas de calidad tanto musical, como en sus letras, pero además y, he aquí gran parte de lo que creo es su mérito, haber sabido dar una forma estilística de gran originalidad
El concierto gratuito en la plaza mayor de Madrid, me encanto y me reencontré con los lugares comunes de los que nos expulsó la pesadilla de los reiterados gobiernos anteriores a este de ahora Madrid, siempre ocupados por chotis cutres, cupleteras, folclóricas, casas regionales y similares que tanto les debía de gustar y que los nuevos vientos han echado p’alla. Una suerte de multitud congregada y expectante, ansiosa de calidad presenciamos la ruptura del, podríamos decir, antiguo régimen en beneficio de los nuevos aires que nunca se sabe cuánto durarán, esperemos que mucho, pero…
Nacho vegas separó por grupos de canciones lo que serían las fases del concierto, comenzando, como dije, con un punto folk, acompañado por el coro "Al Altu La Lleva", continuando con un segmento de canciones que recuperan su primigenio estilo personal, no exento de alguna sorpresa a modo de contundente sonido. Muy bien acompañado todo el concierto por una banda amoldada al difícil ritmo que imponen las canciones de Nacho V. que agradecimos los presentes por el gozo que supuso la escucha siempre armoniosa, a veces contundente, a veces ligera. El concierto se precipitó al final con un bloque invasivo de furia sonora terminando con la maravillosa, “Vinu, cantares y amor” interpretado magistralmente lo que nos elevó el alma, mecidos de nuevo por el coro, a estados de deleite supremo.

Grande Nacho Vegas

No hay comentarios: