domingo, 19 de febrero de 2012

19 F. así lo vi


Mucho, mucho hacia que no acudía a una manifestación, bien por dejadez, bien por pensar que no se conseguía nada.

Pero esta era ineludible había que estar, si o si, mucho hay en juego y mucho por perder.
Los tahúres juegan con ventaja, desprestigiando a los sindicatos y a los “vagos” trabajadores, desde sus medios de desinformación, machaconamente siempre con las mismas consignas hasta calar en el pensamiento colectivo.

He de reconocer que no iba muy ilusionado, de echo salí de casa con  la hora justa…y la primera en la frente, el autobús que me llevaba a la mani iba hasta las trancas no pudiendo parar en el resto del trayecto ¡que pena que no se refuerce el servicio! Que tiempos aquellos en lo que era habitual…en fin.
 Llegada a la estación de Atocha, me toca esperar a una amiga con la que había quedado y hete aquí que no acababa de  sorprenderme aquello era un rio interminable de personas saliendo de la estación camino de la manifestación, parejas, amigos, compañeros, móviles en mano preguntando donde estaban unos y otros.

La cabecera ya estaría llegando a sol cuando nos incorporamos por el museo del Prado y el final ni se veía ni se intuía. Así poco a poco y disfrutando del ambiente, relajado entre optimista y pesimista fuimos llegando a la plaza de Cibeles…aquello ya no era un rio era un mar de humanidad. A mi amiga y a mi, nos faltaba alguien que sabíamos que andaba por allí, teléfono en ristre conseguimos contactar…y aunque éramos 4 incluida su compañera (ya estábamos todos)

Los organizadores dicen asistieron 500.000, personas…y pueden que se queden cortos, y el gobierno puede que diga que 4, gatos  ¡¡coño mis amigos y yo!!  Jejeje.

En fin, esto puede ser el principio del túnel donde nos están metiendo y en el que me niego a entrar, donde el sindicato para mi ahora es secundario.

2 comentarios:

Rafa, de uno de los dos dijo...

Has actuado con responsabilidad estando donde se debía estar cuando la ocasión lo requería y mucho me temo que esto es sólo el principio de lo que queda por hacer.
Habrá que aguantar (y mucho) lo que se diga de los sindicatos y trabajadores como por ejemplo algo sorprendente que ya he oído decir por el dogma liberal: "que los sindicalistas no defienden a los parados, defienden el privilegio de los que ya trabajan" por eso mismo, el gobierno aprueba una reforma que creará más paro para crear empleo, ¿¡comorrrr1?
Paciencia brother, pues nos queda mucho por sufrir si queremos mantener la dignidad del trabajador

María dijo...

No sé..¡¡ojalá tu entusiasmo en la mani sea contagioso!! porque me da la impresión, como dice el comentarista que me precede, que nos queda mucho que aguantar y sufrir a toooodos en este país... trabajadores por cuenta ajena, propia y alquilada... a ver si somos capaces :-)

A mi me encantaría lo mismo, sin siglas ¡¡fíjate!! sin ninguna.


Un besito.