miércoles, 29 de junio de 2011

De verdad lo digo

Fue entonces cuando descubrimos la realidad, cuando en nuestra conversación él concluyó, que nadie se muestra, o nadie se ofrece o se entrega y que por eso ya no hablaba con nadie pues todo se resumía a una constante demostración de vacuidad y rutinas que no llegaban a nada.
Él buscaba siempre esa carga de emotividad que pudiera venir de quien fuera, ahí si que no tenía ningún reparo, lo importante era quitarse la máscara, y hablar desde el corazón, es entonces cuando ya no quedan dudas, todo se aclara y se descubren las verdaderas personalidades; la de quien se encarga de engrandecerla y la de quien se comprimió y se ajó, se le arrugó. Entonces, no importaba otra cosa pues, es cuando ya no caben falsedades ni imposturas, todo se desvela. Pero los tiempos eran estos, los que nos arrollan a todos, los que nos ha tocado vivir, en los que se imponen la falsedad, el gesto, la impostura, lo antinatural o, ¿o tal vez a sido siempre así?, ¡no! Él no puede creer que sea así. Al brotarle la añoranza, se lleva la mano al estómago en un gesto físico de tocar lo emocionante de aquella vivencia. Yo observo su entusiasmo, que quisiera compartir como comprendo y comparto su inquietud, la de ahora, la de lo feo y lo vano de las relaciones humanas con las que nos estamos topando y que deseáramos, fuesen de otra índole, más verdaderas.
Rafael Cuevas

2 comentarios:

El rey lagarto dijo...

Grandes verdades en este texto, cuan de verdad tienen las personas con las que interrelacionamos, hasta que punto puede uno llegar a mostrarse tal y como es.

Yo quiero pensar que todavia existe gente que se habre a ti y que muestra su corazon tal como es con transparencia y sin mascaras, creo que tengo buen ojo para eso y no me suelo equivocar auqnue alguna vez te das de morros con alguno.

Juan Antonio. Uno de los Dos dijo...

Interesante pensamiento de la relación entre humanos.
No se?? quizás el que no se quiera mostrar no sea por falsedad, quizás sea por no ver reciprocidad o inseguridad. Como dice el Rei al final la mascara no aguanta y ahí estas tú...a mi me gustaría ser mas spicologo en ese sentido yo soy de los que ¡to er mundo es gueno! claro que esto tiene un inconveniente...te llevas cada palo.
Te dejo voy a seguir dándole vueltas
Salud