miércoles, 10 de septiembre de 2014

Breaking Bad, ¡LA SERIE!

Breaking Bad, ¡LA SERIE!
No es por nada especial, quiero decir, que sea por que recientemente han galardonado con otro premio Emmy, o varios, ya que se lo dieron además a algunos actores, premios que vienen a ser como los Oscar de la televisión, nada especial por lo que venga ahora como de manera oportuna a hablar de esta serie, no. Ya tenía pensado hace tiempo la intención de dar mi opinión al respecto, ya que me encuentro algo así como en estado de encantamiento con la serie que ya he completado de visionar lo que es su quinta y última temporada.
Un amigo próximo que ya la ha acabado impulsivamente, me recriminaba como podía dejar de ver el capítulo siguiente a continuación de quedarme sobrecogido con el final del que acababa de ver. En realidad creo que hago esto por ese afán de conservación de lo que me gusta sabiendo que pudiera consumirse y agotarse, por lo que me lo dosifico gozoso en pequeñas visualizaciones de un solo capítulo. Bien es cierto que ha habido veces que ha sido incontenible porque además gozábamos de disposición.
No soy de series televisivas, ya sé que hay muchos seguidores de las mismas y acabada una comenzada otra, lo mismo en un canal como en otro, yo no. Si exceptuamos alguna por el componente familiar tengo que decir que apenas he visto dos o tres y sin demasiada fidelidad. Esto no es de ahora, viene de lejos, ¡años! diría yo. Años en los que han debido de pasar por televisión, miles de ellas y mira por donde, he sobrevivido. Soy principalmente anti televisivo y esto me viene de mi más tierna juventud cuando se fijó en mi ideario el que la televisión es mentira, fuente de embobamiento, contraproducente para la salud, física y mental, manipuladora y terriblemente odiosa. Aun así he de reconocer la multitud de horas que he debido de pasar  frente a ella, porque además es puro y demoledor entrenamiento.  Decía John Lennon que podría haber paz en el mundo si realmente las sociedades se preocupasen de que la hubiera en lugar de hacerlo en adquirir un segundo televisor. En esa línea voy yo. Dicho todo esto que en realidad no viene a cuento sigo con lo otro, lo  de la serie televisiva
Un día un amigo me recomendó que viera esa serie, que era buenísima, que en el barómetro de medición de la calidad de las series se puntuaban de acuerdo al tope que era esta, de manera que otra de mediana calidad se la llamaba por ejemplo, un seis de breaking bad. Esto me llamó la atención y me preocupe de descargarla y ponerme a verla animando a M. al empeño, Y así fue
Me ví asaltado de interés desde el primer trepidante minuto en el que el protagonista sufre un accidente con una extraña caravana del que sale en calzoncillos con una pistola y una cámara de vídeo en la que se graba a sí mismo una especie de confesión. Sí, ya sé que esto tampoco es nada especial y que podría formar parte del guion de cualquier otra, pero es que va a ser que no, puesto que la trama tal como empieza, esto es creando un inusitado interés por su desarrollo, sigue creciendo a lo largo de cada episodio. (Por cierto, el tal calzoncillo tras una posterior subasta de elementos del atrezo, alcanzó la cifra de 9000 dólares, ¡una locura!)

Algo particularmente gozoso es  como al espectador le es ofrecido sucesos, o parte del argumento, que él debe de relacionar cuando de alguna manera se desvelan. Así mismo los comienzos de cada episodio forman parte de casi un sorprendente adelanto, que no tiene por qué acontecer en ese mismo capítulo ni incluso en toda la temporada. Todo esto nos viene a decir lo bien hilado que resulta el desarrollo de la misma, la trama,  en lo que parece ser (lo digo ahora que lo conozco) toda la serie en su conjunto estaba pensada medianamente desde el principio y no como otras que cambian en función de cómo vaya encajando, aunque bien es cierto, que uno de los personajes principales estaba destinado a desaparecer en la primera temporada,algo que no sucedió, convirtiéndose más tarde en alguien esencial.. A pesar de eso, cada temporada mantiene un genial in-crescendo, algo que denominan algunos “el efecto olla a presión”  según el cual, a medida que avanza el episodio va generando una  creciente tensión narrativa que mantiene al espectador alerta y dominado por la atención que le despierta.
Se pudiera destacar el hecho de que cada uno, cada espectador, es el que debe de ubicar en su propia escala moral los actos de los protagonistas, aun a pesar de saber  qué es lo que genera el mal en sí mismo, la droga y por lógica, quien la fábrica. Esto pudiera resultar  obvio, pero es evidente que cuando uno se introduce en la contemplación o lectura de cualquier obra artística los sucesos que pudieran padecer los protagonistas estarían marcados con una valoración moral, ésta, bien nos la pudiera definir el autor a través de su narrador omnisciente o no, en el caso de una obra literaria, o dejarla a la interpretación del lector o espectador, que sea él quien lo juzgue en función de su escala de valores. Digo esto porque bien es cierto que a lo que se dedican algunos personajes  a lo largo de la serie es a “Hacerse Malos” (haciéndose malos), que es lo que significaría la locución “Breaking Bad” en determinados contextos, por lo tanto, el espectador debe de ir encajando, a la vez que sorprendido, la evolución de los personajes, su deriva. Una evolución ceñida en su justa medida a la lógica y consecuentes con sus propios sucesos y vivencias no está reñida con la constante aparición de sorpresas que te dejan perplejo y una vez más con la agradable sensación de disfrute por todo y por tanto.
Por si no fuera poco  la banda sonora de la serie parece que fue medida en cada capítulo para que no se limitara a ambientar, sino que sumase expresividad a las imágenes Canciones de estilos variados, una selección que bien pudiera recordar a Tarantino que tan acertadamente incorpora las mismas en sus bandas sonoras, provocando igualmente la publicación de algún disco con las que van apareciendo a lo largo de su desarrollo y que hay veces que nos dejan literalmente embobados por el disfrute.
La serie completa consta de sesenta y dos capítulos por lo cual quien cayera en sus redes tiene entre sus manos la posibilidad de un prolongado goce. Curiosamente y casi con seguridad de manera premeditada, en la tabla periódica de elementos químicos aparece en el puesto 62, los mismos que episodios la serie, el Samario, que es utilizado para el tratamiento de cáncer de pulmón, como el que padece nuestro Walter White, premiado protagonista.
Goza la serie de una multitud de elementos que la hacen excepcional, de los que supongo el primero es tener un presupuesto por capítulo de más de tres millones de dólares con los que se pudieran construir el resto, como por ejemplo la estética, la fotografía, la imagen con las que identificamos a cada personaje los cuales tenían asignados una gama de colores que los conformarían; unos vestuarios, estética personal y modos de vida de acuerdo a esos colores.
A continuación incluyo una serie de enlaces de you tube con algunas (bastantes) de las canciones que aparecen a lo largo de la serie.
Take My True Love By The Hand - The Limeliters      http://youtu.be/tZf2MNSVQU8
http://youtu.be/-zBzZJd-nfw    El Paso - Marty Robbins
Baby Blue – Badfinger  http://youtu.be/TkA7xQb6uPk


RfCs.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué opinas de esta critica?
Para mi Breaking Bad es una serie interesante, sí, pero estoy "ofendido" con ella por no haber sido mejor, por no haberme hecho poder decir "es una de mis series favoritas", sino simplemente "es una buena serie". Es una serie con una historia que parte de una premisa interesante, incluso novedosa, con unos actores protagonistas buenos y con un planteamiento que, salvando las distancias te recuerda al de Los Soprano, pasando del cómo sería la vida cotidiana de un mafioso al cómo sería la vida cotidiana de un narcotraficante.

Sin embargo, el desarrollo de la idea ... para mí va de "más a menos". La serie tiene un arranque muy bueno con una primera temporada notable, posteriormente "decae", en mi opinión, debido a la inverosimilitud que va adquiriendo la trama y el comportamiento de los personajes.. que poco a poco se van haciendo más y más difícil de creer. Hasta que al final, desgraciadamente, llega a cotas en las que por momentos roza el esperpento (final de la cuarta temporada, por ejemplo).

Inverosimilitud que además, como comentaba, tiene el problema de ser doble: por un lado es inverosímil lo que sucede, pero lo que es peor aún, es inverosímil cómo se producen las interacciones entre personajes para que llega a suceder. Y este es para mí el gran problema de la serie: que las relaciones y las interacciones entre personajes no son creíbles porque los personajes están mal construídos. Es increíble el comportamiento de Skyler, es increíble el comportamiento de Walter White, es increible el comportamiento de cualquiera de los narcos que aparecen en la serie... narcos que en la vida real le hubiesen pegado 4 tiros a Walter White y a otra cosa. El único personaje que, sin ser perfecto, se hace más auténtico es Pinkman, en mi opinión, lo mejor decente de la serie.

Una serie que sin ser mala, está ampliamente sobrevalorada y, desgraciadamente, no alcanza el nivel en el que se ha colocado.

Dr.Krapp dijo...

Soy un ferviente seriófilo, actualmente estoy siguiendo tres y cuando digo seguir digo que me bajo cada capítulo de Internet y me veo 1, 2 3 y hasta 4 capítulos de una tirada.
Creo que Breaking Bad es una serie extraordinaria pero pierde fuerza a partir de la muerte de Gus y que ahí, justamente ahí llega a la cumbre para caer un poco aunque siempre manteniendo un alto nivel. Ni que decir tiene que estuve esperando el desenlace y aunque no me defraudó tampoco me ilusionó demasiado. Ojo eso me pasó igual con esa maravilla llamada Los Soprano.
Saludos

Rafael C. dijo...

Supongo que la opinión personal de cada uno de acuerdo a su grado de disfrute, que se lo crea o comprenda y todo eso, es en definitiva lo que marca su valoración de una obra artística y esto es impepinable, indiscutible; ahora bien, yo podría discutir si las relaciones o interrelaciones de los personajes están bien construidas o no, o la propia evolución de los personajes que en este caso creo que sí, salvando alguna rareza perdonable, pero en todo esto hay un argumento que define mucho la calidad, o no, al margen de las opiniones personales, que como digo son absolutamente respetables de acuerdo a las lógicas de cada cual, y este argumento es que la critica entendida e interesada la ha premiado como la mejor serie de la historia. Digo yo que por algo será, ¿no?
Saludos

Dr.Krapp dijo...

Todo es muy coyuntural y es la serie del momento la que parece la mejor. He visto muchas, muchas series diferentes enteras incluyendo a The Wire o Los Sopranos y te digo que la mejor que he visto, y he vuelto a ver hace poco, es aquella "Arriba y abajo" de los 70 muy superior incluso a la célebre "Yo, Claudio"
Afirmo que nunca se ha hecho para televisión algo tan genial.
https://www.youtube.com/watch?v=hznAdVohs_0
Saludos

Rafael C. dijo...

Pudiera ser, de cualquier manera creo que a partir de ahora debemos de tener muy en cuenta este nombre
Vince Gilligan