lunes, 26 de mayo de 2014

Pero qué se creían

Pero que se creían
Tras los resultados de las elecciones me he llevado dos sorpresas. Una que he oído por ahí que venía a decir que la bicefalia de la democracia (el bipartidismo) se ha llevado un chasco al comprobar que el voto se ha mantenido por lo que no ha habido tanta abstención, lo que parece ser les hubiera sido provechoso para sus intereses. Esto me sorprende pues es como que el sistema y su mantenimiento debiera de estar al límite de lo que sería una legalidad. Si se vota excesivamente poco, evidentemente se perdería legitimidad, no se puede gobernar sin un apoyo de la ciudadanía si esta se le retira en modo de abstención, lo que sería una manera de protesta, pero por otro lado, si se aumenta el número de votantes hasta llegar por encima a otro límite, también el sistema político saldría castigado pues existiría un reparto excesivo de votos, lo que también afectaría a intereses bipartidistas. Por otro lado, los dos grandes partidos se contentaban con que los que no les votasen a ellos fueran un porcentaje suficientemente corto para que no interponerse en su camino. Hay estarían todo el resto del espectro político de partidos o partidillos, Pues bien, estas expectativas o cuentas de la vieja de la, efectivamente vieja guardia política, “La Casta” de la que habla Pablo Iglesias, además de todo esto se ha llevado, y esto sería mi segunda sorpresa, el bipartidismo ha recibido un castigo del electorado perdiendo una enorme cantidad de votos.

Como decía Juan Torres López:

El valor del voto

Escuchar
Como es día de reflexión en Europa me gustaría hacer una en voz alta. El gobierno español ha evitado promover en las últimas semanas que la gente se informe y que tenga motivos para votar mañana. Han hecho una campaña electoral intencionadamente anodina procurando que pasara desapercibida porque son conscientes de que una inmensa mayoría de la población está ya harta de recortes, de corrupción, de falta de libertades, de ayudas generosas a los bancos y de restricciones para los más necesitados. Los responsables de todo esto saben que muchísimas personas que antes los votaban ya no los van a seguir votando y que eso va a dejarlos en evidencia. La única manera que tienen de impedir que se vea claramente que tienen un apoyo mínimo y que son rechazados por la inmensa mayoría es que haya poca participación en las elecciones. Si en una población de 100 personas votan todas y los partidos corruptos y responsables de lo que está pasando reciben 15 votos quedarían en ridículo. Pero si solo votan 30 personas dirán que son hegemónicos porque han sacado el 50% de los votos.

Pero, y por si no fuera poco, como guinda del pastel, aparece en el lote alguien inesperado como sería PODEMOS, desbancando a partidos consolidados como UPyD y quedando a tan solo un escaño de IU. No es de extrañar los nervios de IU cuando pretendía interesarse por la legalidad de las apariciones televisivas, que con seguridad han sido el motivo del despunte impresionante, aunque bien es cierto que como advirtió el propio Pablo a IU, no debiera ponerles nerviosos un supuesto éxito suyo aunque le restara votos, al fin de cuentas serían votos de izquierda


Pero lo más curioso de todo es lo que significaría el propio título de esta entrada, ¿qué se creían? aquellos que destrozando lo que estuviera en su mano el sistema social y público, a pesar de que a ellos no los afectara, (tienen suficientes recursos propios),  y que después o en vías de hacerlo vienen a decir que si gracias por poner el culo y aceptarlo, por creer en lo que nos hemos hartado de intentar que os creáis como que solo había esta solución,  y que ni se os ocurra mirar otras posibilidades , que estamos en el camino, no sé cuál, el de tirarse al pozo será. ¿Y los otros qué? esos con mantener el negocio tienen bastante, vaya oposición que han planteado a estos dos años de suplicio, en el que de alguna manera ellos nos tiraron por la cuesta abajo, pendiente en la que los peperos ,si había algo que lo parase, se han encargado de quitar los frenos; esta oposición en la que han estado desaparecidos o escondidos, algo así como lamiéndose las heridas, esperando que amaíne el temporal sin ofrecer referentes a los ciudadanos perplejos, ofreciéndose el secretario general en sacrificio del desaguisado, sin alternativa, sin ilusión…, qué se esperaban entonces.

Lo que sí esperaría yo es que de alguien recién llegado y sin haberse todavía apoltronado, empezase a denunciar los abusos, si los hubiera de los que llevando tanto siendo los privilegiados han hecho de sus cargos su estilo de vida olvidándose de su deber primero el de servir a los ciudadanos, que lo somos. 
RfCs

No hay comentarios: