miércoles, 2 de abril de 2014

El deporte no os hará libres



Recuerdo que en cierto disco titulado Rock del Manzanares Vol, II de Chapa discos, como introducción de alguna canción se incluían comentarios graciosos, reivindicaciones o dichos de la época, incluso algo parecido a respuestas contestadas en la calle a unos supuestos reporteros. Corría el año 1978 cuando se publicó y para introducir la reveladora y genial canción de Cucharada, “Libertad para mirar escaparates” se presentaba esa especie de entrevistas a gente pretendidamente joven que opinaban sobre “El Rollo”. Que qué es el rollo y contestaban algunos: “el rollo para mí, pues lo que ponen en muchas paredes, que mierda para fumar y no para pisar” “el rollo es el cachondeo que monta gente para protestar para algo o hablar para algo” “yo passo , ja, ja, ja…” otro decía: ”para mí el rollo es la eyaculación mental más placentera y macabra” y otro: “para mí el rollo consiste en levantar el brazo y canta el cara al sol”, y atropelladamente otro decía: “para mí el rollo consiste en levantar el puño y cantar la internacional” para terminar diciendo otro: “Para mí el rollo es un eructo muy grande tal que este…(y eructaba a lo bestia)” enlazándose con el rif guitarrero que da comienzo a la canción, pues bien…, había una más, y que me he guardado para el final que decía refiriéndose a la droga que no al Rollo: “para mí la droga es un instrumento de la burguesía y el imperialismo para desviar a la juventud de la lucha revolucionaria…”
Lo cierto es que había para todos los gustos, lo que podría tomarse como una muestra bastante amplia de las opiniones de aquella época, el facha y el rojo, el muy revolucionario, el pasota, el que no se entera, el dadaísta y el “enrrollao”, yo tenía claro con cual todas me identificaba más. Cuántas veces comentamos entre nosotros algunas de aquellas retahílas en plan gracioso, no obstante aquel fue un disco que escuchábamos bastante  y por eso mismo nos salía oportuno el comentario que todos entendíamos sin que tampoco fuese esto algo que nos importase un carajo, pura anécdota.
Hoy me viene a la mente uno de aquellos dichos mientras observo a los deportistas jóvenes como dedican muchísimo tiempo de su vida en el ejercicio físico y el deporte, tiempo que todo el mundo da por bueno o bien ocupado, bien dedicado ¿cabe alguna duda? Extiendo la apreciación y veo una desmesurada atención, entrega, dedicación y hasta mucho gasto en  el seguimiento del fútbol profesional, por no decir otros muchos deportes, motos, coches, baloncesto, tenis, qué se yo cantidades industriales de deportes ¿hacen mal a alguien? Veo a un antiguo, por qué no decirlo, maestro de la vida, y me comenta lo que en su día dijo Winston Churchill, todo un personaje histórico. Para él, lo mejor de la vida era fumarse un puro diario con una copita de licor y, por supuesto, nada de deporte.
Pues eso, el deporte es un instrumento de la burguesía (y el imperialismo) para desviar a la juventud de la lucha revolucionaria.
Ahh, Aupa Atleti


Rafael Cuevas.

6 comentarios:

Temujin dijo...

Mens sana in corpore sano...

Otra cosa es el "Panem et circenses"

Rafael C. dijo...

Sabias deducciones

Juan Antonio H. dijo...

Gran disco, que devorábamos en cualquier momento y cualquier situación.
Por supuesto quitando al del carasol prácticamente me identificaba con cualquier rollo que nos comentaban en el disco, era algo que englobaba a la juventud de entonces.
El deporte nunca hará libre a nadie. Entendiendo por libertad, no seguir unas pautas rutinarias que cualquier deportista empezando por el de base, como es el entrenamiento diario.
Yo a lo que decía según tu amigo de Churchil, añadiría un buen libro para llegar a la elite del deporte
PD. Como si fueran unos visionarios parece ser que ya solo nos va quedando “libertad para mirar los escaparates”
PD 2, TEMUJIN, algo pasa en tu blog que no me deja entrar por que al parecer hay un virus

Gemma dijo...

El deporte profesional requiere sacrificio, es una acitud y una forma de vida, estos hábitos al final son bastante esclavos, no dejan de ser una rutina... ahora bien, hay muchas clases de deportistas fuera de lo profesional, gente que realmente asocia el deporte al fin de semana, a las vacaciones o a la sensación de que hay vida después del trabajo, en definitiva al momento de placer y libre albedrío, y en este contexto, pobres o ricos, encima de una bici o con una raqueta en la mano, nos comportamos más o menos igual, el sudor como el placer es algo que nos iguala en la lucha revolucionaria contra la monotonía de la rutina.

Si vamos a lo profesional, quizá deberían haber diez Mesis y varios Ferraris para empezar a hablar de deportividad, algo he oído de esto.

Las tertulias futboleras para mí se las podrían ahorrar, el deporte no se puede mirar con el convencimiento de que sin Mesi el Barça no es nada.

Besos.

Temujin dijo...

Espero quitar ese incordio ya

Dr.Krapp dijo...

Me has hecho recordar una obra de Els Joglars de 1981 donde hablaba de una especie de dictadura deportista:
https://www.youtube.com/watch?v=gGp_grprcBM